Wonder Wheel. La rueda de la vida

Resultado de imagen de cartel wonder wheel de woody allenDos aspectos destacan claramente sobre el resto en Wonder Wheel, la última película estrenada de Woody Allen: la fotografía, obra de Vittorio Storaro, y la interpretación de Kate Winslet en el papel de la desencantada Ginny.

Nunca una película de Woody Allen ha estado tan bien iluminada, y es que no en vano el director de fotografía italiano es uno de los mejores, habiendo dejado su impronta en filmes que han quedado en la memoria de los espectadores por la increíble belleza de sus imágenes: Novecento, El Conformista, El Último EmperadorApocalypse Now, Corazonada, Rojos, El cielo protector… Y viendo reconocido su talento por tres Oscar de la Academia.

Storaro, que ya colaboró con Allen en su anterior film, Café Society, y también en su próximo estreno, A Rainy Day in New York, aporta la magia necesaria, a través de una vibrante paleta cromática, para trasportarnos a un escenario de cuento de hadas: el parque de atracciones de Coney Island en la década de los cincuenta, un mundo de falsa felicidad que oculta la tragedia de los que viven atrapados en él y buscan desesperados una vía de escape a su aplastante e insufrible realidad. Estamos en el país de los sueños, donde todo puede ocurrir, pero bajo las rutilantes luces de la feria, habitan los personajes de esta tragedia griega: Ginny (Kate Winslet), actriz fracasada que rumia su frustración trabajando de camarera, y su segundo marido Humpty (Jim Belushi), un ser primario que divide su existencia entre su trabajo como encargado del tiovivo y la pesca con los amigos. Ambos habitan en un cuchitril encima de la caseta de tiro frente a la noria gigante, junto al hijo de 10 años de ella, Richie (Jack Gore), un pirómano pelirrojo.

Desde su deslumbrante debut en la pantalla grande, Criaturas celestiales (1994), con tan solo 19 años, Kate Winslet ha demostrado su talento como actriz en numerosas ocasiones. Aquí, en su primera colaboración con Woody Allen, borda el papel de Ginny, una mujer a punto de cumplir los cuarenta que ve cómo la vida se le escapa de las manos sin alcanzar sus sueños, atada a una rutina de camarera que odia y a un marido que no la comprende. Ginny es una romántica desesperanzada, perdida en sus fantasías —una Blanche DuBois proletaria—, que se enreda en un amorío de verano con el salvavidas y aspirante a dramaturgo Mickey (Justin Timberlake), su forma de canalizar la fuga de una realidad frustrante, su única y última esperanza.

Hasta que Caroline (Juno Temple), la hija de Humpty, aparece huyendo de los sicarios de su mafioso marido. Y todo se complica al conocer a Mickey.

Allen vuelve a incidir en temas ya clásicos de su filmografía; se diría que Wonder Wheel es un compendio de la manera de ver el mundo del director. La lucha entre el destino y nuestras propias (y desacertadas) decisiones, lo que pudimos ser y no alcanzamos. Pero aquí la trama en general es floja y mecánica —a veces da la impresión de que funciona en piloto automático—, el tono desigual y el final un tanto desconcertante. Aún así, se disfruta y nos mantiene en la confianza de que el maestro nos regalará otra de sus obras maestras en el futuro.

Carlos Sobrino

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s