El Museo de las Maravillas. Un cuento sin hadas pero con ángeles guardianes

El Museo de las Maravillas no es un cuento de hadas porque no hay hadas entre los personajes, pero como si lo hubiesen. Basada en la novela juvenil Wonderstruck (también título original de la película) del escritor e ilustrador estadounidense Brian Selznick, El Museo de las Maravillas es el último proyecto del director Todd Paynes (Carol, 2015) y cuenta con guión del propio Brian Selznick. Selznick no es ajeno al mundo cinematográfico. La invención de Hugo (Martin Scorcese, 2011) también está basada en un libro suyo.

Resultado de imagen de imagenes de la pelicula el museo de las maravillas diamond filmsEn este cuento (sin hadas) Ben, un niño de Minnesota, pierde a su madre, sufre un accidente que le deja sordo y sueña con encontrar a su padre a quién no conoció. Son los años 70 y Ben emprende viaje solo a Nueva York persiguiendo las pocas pistas que le dejó su madre sobre su progenitor. En otros planos, son los años 20. La joven Rose es sordomuda y vive en New Jersey con su padre pero sueña con poder estar con su madre, la actriz Lilian Mayhew,  que trabaja en Nueva York. Rose emprende viaje sola a Nueva York propiciando el reencuentro con su progenitora.

El Museo de las Maravillas es como si fuera dos películas en una sola. Cuando seguimos los pasos de Ben todo es color y sonidos. En cambio, la vida de Rose la vemos en blanco y negro y en silencio. Hasta que Rose ya no es la jovencita del inicio de la cinta, sino Rose la mujer madura de los años 70.  Ben y Rose, dos historias que se unen, logrando una sanación o cierre emocional para ambos.

Todos los actores son superlativos. Oakes Fegley es convincente como Ben, fuerte y vulnerable a la vez. Michelle Williams (está en racha, la acabamos de ver en El Gran Showman) es la madre de Ben en un papel secundario. Millicent Simmonds encarna a la joven Rose con total naturalidad. No debemos extrañarnos. Esta joven actriz es sordomuda desde que era un bebé. Y finalmente tenemos el placer de ver a la gran Julianne Moore (una actriz que no me defrauda nunca) en un doble papel como Lilian Mayhew, la madre de la joven Rose, y después como la Rose madura de los años 70. O sea, Julianne Moore en la pantalla sin articular palabra oída por nosotros. Cuando es Lilian Mayhew, estamos en silent film mode y cuando es la Rose madura, pues es sordomuda. Sin duda un reto para la actriz, superado con creces.

La historia se desarrolla con fluidez aunque no siempre todo es plausible. El niño latino que le ofrece su amistad y ayuda a Ben en Nueva York afirma que no tiene amigos, algo que resulta insólito, más cuando no es una afirmación sustentada con ningún argumento. Tampoco se entiende porque la madre de Ben ha mantenido a su hijo a oscuras en cuanto a la identidad de su padre.

Finalmente se sabrá en la última secuencia cuando volamos con Ben y con Rose por encima de un mundo en miniatura -su mundo, el de ambos- con los ángeles guardianes velándoles a sus espaldas.

Distribuida en España por Diamond Films, El Museo de las Maravillas se está exhibiendo en los cines desde el pasado día 5 de enero de 2018.

Diana Shoffstall

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s