Nadie nos mira. Ser o no ser

La película argentina Nadie nos mira dirigida por Julia Solomonoff y co-producida por, entre otras, la compañía Miss Wasabi que lidera Isabel Coixet, quizás pase inadvertida por muchos espectadores. Sería una pena, pues este largometraje posa la mirada, realista que a la vez compasiva, sobre las personas que anhelan el reconocimiento profesional y la felicidad personal y que los buscan activamente, incluso más allá de su entorno familiar y las fronteras de su país de origen, y que se abocan al fracaso hasta que consigan reconciliarse consigo mismo.

Resultado de imagen de imágenes película nadie nos miraNico Lenke (interpretado por Guillermo Pfening) es un actor argentino famoso en su país que no puede pasar por la calle sin que la gente le aborde. Se traslada a la ciudad de Nueva York, donde es un don nadie -él afirma a todos que está en tratos con una productora para una película importante con un elenco internacional- , e intenta salir adelante. Vive en casa de una joven -el sofá se convierte en cama y cualquier mueble sirve para colgar su ropa-, y es testigo forzoso de las relaciones de su casera y su novia.  Una amiga suya, una argentina casada y afincada en la ciudad, le pide que cuide a su bebé Theo mientras ella y su marido trabajan. Nico dice en principio que no, pero finalmente aceptará los dólares que le ofrecen por su ayuda. Se gana un poco de dinero por aquí y por allá, camarero y vendedor de arboles de Navidad, mientras espera su oportunidad. También hurta productos del supermercado, escondiendo los artículos entre los bártulos que lleva consigo cuando está al cuidado de Theo. Se presenta a los castings para latinos y le rechazan porque es rubio. Cuando no puede más, cuando la frustración puede con él, Nico acudirá a los ámbitos gays para desfogarse.

Porque Nico es gay, porque es un latino rubio, porque es una estrella en su país y nadie en Nueva York, porque él dice que prueba fortuna en la Gran Manzana pero en realidad él huye de la Argentina y del productor que le hizo famoso -un hombre casado y con familia- y que también es su amante y verdugo.

Nico está encaminado al fracaso porque no reconoce su propio ser. No vamos a desvelar el final de la película -vayan a verla por favor-, pero sí podemos decir que el éxito y la felicidad sólo se pueden conseguir cuando uno está en paz consigo mismo.

Julia Solomonoff sabe de lo que escribe (es co-guionista de este film). Estudió cinematografía en la Universidad de Columbia en Nueva York y actualmente es profesora en la misma institución. Su trayectoria en EE.UU. no es exactamente equiparable a la de Nico en Nadie nos mira, pero sin duda conoce la ciudad y sus habitantes, tanto los residentes de toda la vida como los inmigrantes. Su retrato de Nico nos emociona. Queremos que triunfe. La tarea es difícil si no imposible. El supermercado que frecuenta Nico con Theo está blindado con cámaras de seguridad. Pero, como él confiesa a su amiga, la madre de Theo: “Nadie nos mira”.

Nadie nos mira estuvo nominada como mejor película internacional (2017) en los festivales de cine de Tribeca y de Gijón. Los actores elegidos para este largometraje, no siendo especialmente conocidos, cumplen con creces y sus personajes se tornan todos auténticos y reales. Guillermo Pfening como Nico está espléndido. Su interpretación fue premiada en Tribeca.

Cuánto más pienso en Nadie nos mira, más me gusta. Repito, vayan a verla. Seguramente lo mismo les pasará a ustedes.

Nadie nos mira la podemos ver actualmente en los cines de España.

Diana Shoffstall

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s