El reino. Una película-denuncia que permanecerá vigente hasta que desaparezca la corrupción

Trece nominaciones a los premios Goya, nada más y nada menos. Mejor película, mejor director (Rodrigo Sorogoyen), mejor actor principal (Antonio de la Torre), mejor actor de reparto (Luis Zahera), mejor actriz de reparto (Ana Wagener), mejor actor revelación (Francisco Reyes), guión original (del mismo Rodrigo Sorogoyen con Isabel Peña), y también nominaciones para el montaje, la fotografía, la música original, el sonido, la dirección de producción y los efectos especiales. Con tantas nominaciones, esta película está destinada a arrasar en la ceremonia que premiará las mejores películas españolas del año 2018 y que tendrá lugar el próximo 2 de febrero de 2019.

El Reino poster peliculaY así, El reino, que fue estreno en España hace casi cuatro meses, ha vuelto a proliferar en las carteleras del país para que el público que no la viera en primera vuelta (yo misma) tenga una segunda oportunidad para conocer -y en la mayoría de los casos, supongo y espero- para reprobar la conducta de Manuel López-Vidal (Antonio de la Torre) y sus compinches. No es de extrañar que esta película, que sigue los pasos de López-Vidal, un vicesecretario autonómico de un partido político nacional pero con estrella ascendente hasta que es atrapado -con toda justicia- en la red de corrupción que él mismo ayudó a tejer, sea un éxito en España. La avaricia, arrogancia y prepotencia de demasiados políticos españoles -y los delitos cometidos en consecuencia- ya han sido probados y condenados en los tribunales del país. Y lo que queda. Son muchos meses, por no decir años, que la corrupción y el fraude y los políticos en general, los partidos políticos y la política son los problemas que más preocupan a los españoles (junto al paro) según los sondeos efectuados por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS).

O sea, El reino es una película-denuncia. Hasta ahí bien. Sin embargo, para esta espectadora la intención de su director y co-guionista Rodrigo Sorogoyen (la autoría del guión la comparte con Isabel Peña) carece absolutamente de sutileza. En El reino lo que vemos es lo que hay. Personajes ególatras, sin escrúpulos, disfrutando de los frutos de sus logros ilícitos, bromeando entre sí seguros de su impunidad, y, después, con el miedo en el cuerpo, buscando nuevas alianzas, traicionando viejas amistades, siempre conspirando. En este reino, prevalece el “sálvese quien pueda”. E incluye hasta la esposa e hija de López-Vidal, nuestro político defenestrado. Tampoco evocan nuestra simpatía. Son demasiado inteligentes para ignorar lo que estaba pasando de verdad. El amor por un esposo y un padre tan ciego no lo es.

En definitiva, Sorogoyen ha utilizado todos los recursos que tenía a mano para machacar el asunto. Sus personajes son malos, son culpables, no merecen nuestro perdón. Y por si acaso, y por si algún espectador aún no ha captado el mensaje, la última escena, el último plano, las últimas palabras pronunciadas por una periodista de una cadena de televisión (interpretada por Bárbara Lennie), dirigiéndose a su invitado López-Vidal pero mirando a nosotros, a los espectadores, ponen el punto final a la denuncia.

Diana Shoffstall

Sobre padres e hijos. De aquí a la eternidad, una cuestión cuya resolución es escurridiza

Una guindalera es una plantación del árbol guindo, una especie de cerezo, y el Espacio Guindalera también es una plantación de seres vivos, un “vivero de creadores y espectadores”, palabras que los fundadores utilizan para describir su proyecto. Los amantes del teatro quedamos desolados en el verano de 2016 cuando el Teatro Guindolera cerró sus puertas después de más de una docena de años desde su fundación por Juan Pastor. Afortunadamente el cierre fue temporal y algo más de un año más tarde nació el Espacio Guindalera para ofrecer nuevamente a sus fieles espectadores un chupito de licor de guindas a la finalización de las funciones.

Resultado de imagen de imágenes sobre padres e hijos espacio guindaleraSobre padres e hijos es la última creación teatral de Juan Pastor. Basada en la novela Padres e hijos del ruso Iván Turguéniev (1818-1883), la obra de Pastor (dirección y dramaturgia) actualiza el drama que escribió Turguéniev sobre los conflictos generacionales en la sociedad rusa a mitades del sigo XIX. Dos amigos de la universidad, uno perteneciente a una familia acomodada (Jorge), el otro un activista anticapitalista y procedente de una capa social humilde (Antonio), están de visita, primero en la casa de Jorge, después en la de Antonio. Tanto en el primer lugar como en el segundo, los enfrentamientos entre los jóvenes y los mayores brotarán. Las relaciones de amistad y de familia se complicarán aún más cuando Ana, una amiga de la familia de Jorge, entra en escena, atrayendo la atención de los dos jóvenes.

Juan Pastor ha escrito una obra sugerente, utilizando el recurso de los asides que es cuando un personaje se dirige directamente al público para comentar algo de lo que ocurre o sobre otro personaje sin que los otros actores en escena le escuchen. Es un recurso interesante cuya eficacia depende en gran parte del buen oficio del actor; en esta obra los asides no han sido de todo afortunados. Sin duda los que más han captado la atención del público han sido los de María Pastor (interpretando a Ana y con gran dominio del oficio). De hecho, el personaje de Ana constituye un eje sobre el que gira la obra y los asides pronunciados por ella enlacen el pasado con el presente. Margarita Lascoiti y José Maya encarnan por un lado la madre y el tío de Jorge (Jorge Tejero) y, por otro, a los padres de Antonio (Antonio Lafuente). Se ha situado la obra en un presente no definido con exactitud, pero en todo caso en un presente de los últimos años (y desde luego no mediado el siglo XIX). Por ello, a esta espectadora le resultó anómala la caracterización de los padres de Antonio, que recordamos viene de un extracto social más humilde. Este matrimonio me evocaba precisamente los campesinos pobres (y quizás judíos) del imperio ruso de los zares del siglo XIX. No parecían pertenecer a la misma obra que los otros personajes.

No obstante los asides o estas caracterizaciones algo extrañas, en definitiva Sobre padres e hijos es una mirada a nuestro interior que nos invita a reflexionar sobre las relaciones de familia, sus altibajos, las influencias externas ejercidas sobre ellas, los fracasos y rupturas, las reconciliaciones y las vueltas a la concordia. Son cuestiones sin edad, ni patria, que nos atormentarán de aquí a la eternidad.

Sobre padres e hijos está programado aún este fin de semana; la última función será hoy mismo,  domingo 16 de domingo. Para toda la información sobre Espacio Guindalera (Twitter: @Salaguindalera) y su oferta cultural, consultad la página web:

http://www.espacioguindalera.es/

Diana Shoffstall

La magia de la Navidad inunda las calles y los escenarios

Como todos los años, próximas las fechas de las fiestas del fin del año y de las vacaciones escolares, la oferta de ocio se multiplica. Yo soy de la opinión de que cuando disfrutan los niños, también disfrutan los mayores. Es muy frecuente que los mayores ya no nos sorprendemos por nada, al fin y al cabo creemos que lo hemos visto todo. Pero no hay nada más bonito que ver el mundo a través de los ojos de los niños que aún están descubriendo lo grande y lo maravilloso que es el futuro.

Programa Oficial Mágicas Navidades 2018 Torrejón de ArdozEmpecemos, pues, con un paseo por las Mágicas Navidades de Torrejón de Ardoz, designado Capital Europeo de la Navidad 2018. Hasta el 6 de enero, las puertas de las Mágicas Navidades estarán abiertas al público. Para los más pequeños, la Avenida Guachis (guachis = una especie de elfos) con sus atracciones -ecológicas y algunas muy originales- a medida de sus usuarios. Para los no tan pequeños, el tobogán de hielo, la noria gigante o karts sobre hielo. Para toda la familia, el espectáculo de luz y sonido -enorme en su construcción y extraordinaria en su concepción- que es la Puerta Mágica. Y, además, un gran abanico de otras actividades y eventos: belenes, pasacalles, villancicos, teatro, conciertos, mercadillos navideños, … Y para reponer fuerzas, numerosos espacios para comer y beber. Yo lo pasé genial tomando salchichas y cerveza y disfrutando de la música en el “Oktoberfest” particular del paseo. Una fiesta para toda las edades.  https://www.magicasnavidadestorrejon.es

Ya en Madrid capital, el Circo Price nos ofrece un año más su espectáculo de Navidad, también hasta el 6 de enero. Una cita anual a la que no debemos faltar y este año con el Cuento de Navidad de Charles Dickens como fuente de inspiración.

Por supuesto que los teatros de la capital se suman a las festividades. Aparte de los musicales que ya llevan tiempo en cartel (por ejemplo, Billy Elliot en el Nuevo Teatro Alcalá, que también repite éxito este año con Hansel y Gretel), en estas fechas podemos adentrarnos en el mundo de El mago de OzLa Bella y la BestiaPeter Pan, en el Teatro Maravillas) o de  Mowgli en el Teatro Fígaro. Las salas pequeñas y especializadas no se quedan atrás: el Teatro Sanpol (siempre un acierto) nos brinda Los músicos de BremenJack y las habichuelas mágicas cobra vida en Teatros Luchana; Estudio2 Manuel Galiana incluye en cartel La isla del tesoro; y un largo etcétera.

No tenemos que ir lejos para disfrutar en familia de las fiestas. Los distritos de la Capital y las poblaciones de la Comunidad se decoran con luces, la música navideña flota por encima de nuestras cabezas y la alegría y asombro de los niños en presencia de los Reyes Magos nos reconforta.

Para toda la información sobre los espectáculos y actividades, consulten las páginas web de los teatros y del Ayuntamiento y Comunidad de Madrid.

¡Felices Fiestas a todos!

Resultado de imagen de símbolo teatro adornado navidad

Diana Shoffstall

Viudas. O como ser una millonaria y no perder tu vida en el intento (logrado)

Dar al César lo que es del César. O, en otras palabras, dar el mérito a quien lo merece. Y,  quizás, en este caso, hay que darlo a la británica Linda La Plante, creadora y guionista de una serie de televisión de 1983 que se titulaba Widows (Viudas en castellano) y que se trataba de las viudas de cuatro ladrones que deciden llevar a cabo el último atraco que había sido planeado por sus difuntos maridos. Pero, bueno, tampoco vamos a quitar mérito al director de este largometraje, el también británico Steve McQueen, co-guionista del mismo, junto a Gillian Flynn. Flynn es la autora del bestseller del año 2012 Gone Girlque ella misma adaptó al cine en el año 2014 con el título castellano de Perdida. El guión fue bien recibido. Por otro lado, McQueen tampoco se queda corto. Sus películas Hunger (2008) y Shame (2011) fueron ampliamente alabadas, y McQueen recibió el Óscar de mejor película por su largometraje 12 años de esclavitud (2013).

Imagen relacionadaVolviendo a lo fundamental, Viudas es eso, la historia de cuatro mujeres cuyos maridos no eran precisamente ciudadanos rectos y honrados. El último atraco de estos deja un balance de cuatro muertos -los suyos- y deudas millonarias que la hampa reinante pretende cobrar a las viudas de los finados. Ergo, ellas se ven obligadas a seguir la estela de sus malogrados esposos.

McQueen sitúa la acción en la ciudad de Chicago de hoy en día con lo que se ha tomado libertades para introducir algunas alusiones a la situación de esta metrópolis estadounidense, a la del país en general y a la de la sociedad actual que vive allí. La corrupción política caracterizó a Chicago durante muchos años, pero esto años ha. Las relaciones turbias entre políticos y mafiosos y otros maleantes existía y aún hoy existe sin duda, pero a mi entender McQueen ha necesitado que los malos (incluyendo los políticos) sean muy, pero muy malos en esta película como contrapunto a la “inocencia” de las viudas. ¡Pobre ciudad de Chicago! Esta exageración no obstante, McQueen ha hecho bien en enseñarnos un gran mercado de compraventa de armas (espeluznante), en relatar la muerte de un joven e inocente negro a manos de un policía blanco demasiado dispuesto a utilizar su arma (tristemente frecuente), o de una joven madre soltera que corre -literalmente- de un trabajo mal pagado a otro para ganarse unos cuantos dólares más para ella y su hija a quien por ello apenas ve (una realidad endémica en demasiadas poblaciones pequeñas y grandes) Y, finalmente, McQueen ha dado el protagonismo a las mujeres, cosa que es de agradecer, si bien no ha podido -o querido- evitar algunos estereotipos.

Con todo, la película nos entretiene aunque, al reflexionar sobre ella a su término, quizás tendremos que confesar que es algo inverosímil.

Las interpretaciones son excelentes por lo general. Por nombrar algunos de los actores, destacan Viola Davis como Verónica, la viuda (negra) del jefe de la banda (blanco) que se convierte en el líder de las viudas -otro acierto del director- ; la actriz australiana nacida en París, Elizabeth Debicki, altísima y delgadísima, como Alice, otra de las viudas; Liam Neeson, como Harry, el cerebro de la banda original y marido de Verónica; Colin Farrell, como el político local Jack Mulligan, corrupto por herencia; o el veterano Robert Duvall, como el político retirado Tom Mulligan, el padre de Jack, y un hombre no solamente corrompido sino también racista. El actor que no convence es Daniel Kaluuya, quien llamó la atención por su interpretación en Déjame salir hace un par de  años. Su papel en Viudas es de un matón psicópata y brutal, pero Kaluuya, en vez de resultar amenazante, parece un actor que imita el perfil de un matón.

El último apunte es para la banda sonora a cargo de ese alemán ya afincado en Hollywood que se llama Hans Zimmer. Sus bandas sonoras (El Rey León, 1994; Gladiator, 2000; 12 años de esclavitud, 2013; Blade Runner 2049, 2017; entre otras muchas) han hecho historia. Y la canción The Big Unknown, de Sade, que nos acompaña mientras pasan los créditos de la película, es preciosa.

Hay más, mucho más, que contar, pues hay sorpresas y giros no esperados en la trama. Pero el spoiler está vetado. Por tanto, los interesados en conocer la totalidad de la historia deberán acudir al cine y disfrutar de este thriller en pantalla grande.

Viudas se estrenó en las carteleras de los cines de España el pasado 30 de noviembre de 2018.

Diana Shoffstall

Todas las noches de un día. Y que no falte a ninguna de ellas el inmensurable talento de Carmelo Gómez

Gracias, Carmelo. Gracias por el derroche de talento interpretativo sobre el escenario. Gracias por el torrente de emociones, ora contenidas, ora derramadas. Sí, gracias a  Carmelo Gómez , Todas las noches de un día (dirigida por Luis Luque y en cartel en el Teatro Bellas Artes de Madrid) debería figurar en la agenda de todos los amantes del teatro.

Carmelo Gómez es Samuel, un hombre solitario, introvertido, parco de palabras cuya vida interior es un torbellino de pasiones perturbadoras. Es el jardinero -y guardián- de una vieja casa señorial aparentemente abandonada. A Silvia (encarnada por Ana Torrente), la frágil y desencantada heredera y último habitante de la casa, no la ha visto nadie desde hace un tiempo largo. Cuando se presenta en la casa la policía en busca de pesquisas sobre el paradero de Silvia, Samuel no podrá refrenar los sentimientos y los recuerdos en ebullición en su interior. Las insistentes preguntas que le formulan arrancarán de raíz la verdad.

Resultado de imagen de imagenes de todas las noches de un díaTodas las noches de un día es obra del joven dramaturgo Alberto Conejero. Con apenas 40 años, Conejero ha conquistado al público y a la crítica con obras tales como Ushuaia (2013) o La Piedra Oscura (2014). Por esta última, Conejero recibió el Premio Max en la categoría de mejor creación original. Todas las noches de un día constituirá, indudablemente, un nuevo éxito para el jiennense, pese a que sobre el texto podríamos estampar las palabras déjà vu. Un hombre sencillo, rudo que es acogido por una mujer un poco mayor que él. Ella es sofisticada, guapa, inestable. Y sola también. Se desarrollará una relación de dependencia mutua. Samuel amará a Silvia en silencio y la protegerá. Silvia volcará sobre Samuel sus encantos y le manipulará. El fin está decantado. Contemplen el cartel anunciador de la obra. Sus ojos nos lo dicen todo.

La puesta en escena (a cargo de Mónica Boromello) es evocadora. Estamos en el jardin, con las paredes encristaladas de la casa al fondo. La casa representa a Silvia, una jaula  de cristál en la que se ha encerrado con sus decepciones y sus sufrimientos y de la que desesperadamente quiere huir. El jardín es el hogar y el refugio de Samuel. Él puede contemplar a Silvia a través de los cristales, a distancia. Pero son las fugaces visitas de ella al jardin y las confidencias no solicitadas que ella compartirá con él que inquietarán a Samuel.

Ana Torrent, delgadísima, es una mezcla de niña desamparada y de seductora astuta como Silvia. Su presencia en escena es literalmente fantasmal. La vemos, la escuchamos, la conocemos únicamente a través de los recuerdos de Samuel y siempre en su compañía. Es una presencia crucial y Ana Torrent exprime todas las posibilidades que presenta el personaje. Recordamos a esta actriz de niña en las películas El espíritu de la colmena (1973) o en Cría cuervos, (1975). Siendo joven pero toda una veterana, destacó en Tesis (1996) o en Una preciosa puesta de sol (2003). Y en los últimos años, Ana Torrent aporta toda su experiencia y su figura elegante a los escenarios.

Pero es Carmelo Gómez, como Samuel, quien no abandona el escenario en ningún momento de los 90 minutos que dura la obra. Este actor leonés nos ha regalado inolvidables interpretaciones a lo largo de su dilatada carrera tanto en el cine como en el teatro (en el cine Días contados de 1994, El portero del 2000 o Silencio en la nieve de 2001; en el teatro La cena de 2004 o El alcalde de Zalamea de 2015; entre otros muchos ejemplos). En Todas las noches de un día, Carmelo Gómez, con su figura recia, transmite fuerza bruta y ternura tambaleante. El dolor y también la adoración son percibidos en su cara surcada. Y esa voz grave, profunda, reverbera dentro de nuestras cabezas. Un verdadero placer visual y auditivo para el espectador. Gracias, Carmelo.

Consulten la página web del Teatro Bellas Artes (Twitter: @TeatroBellasArt) para toda la información sobre su programación, horarios y precios:

https://www.teatrobellasartes.es/

Diana Shoffstall