Van Gogh, a las puertas de la eternidad. La creatividad explosiva de un pintor que no era de este mundo

A Julian Schnabel (nacido en Nueva York en el año 1951) le gusta hacer películas sobre individuos singulares, individuos que se han sumergido en sus mundos interiores para después ofrecer sus creaciones al exterior. Basquiat (1996) nos lleva al mundo de Jean-Michel Basquiat, joven pintor vanguardista y drogadicto en Nueva York en los años 80 del siglo pasado. Antes que anochezca (2000) nos aproxima a la vida del escritor homosexual cubano Reynaldo Arenas que tuvo que exiliarse a los Estados Unidos por esa misma época y donde se suicidó pocos años después. La escafandra y la mariposa (2007) está basada en las memorias del periodista francés Jean Dominque Bauby publicadas en Francia en el año 1997, año de la muerte de Bauby, quien, a causa de una lesión cerebral, había quedado parapléjico y mudo en el año 1995. A Julian Schnabel le va bien hacer este tipo de películas; las nominaciones y premios en los grandes festivales de cine de los Óscar, Globos de Oro, Cannes, BAFTA, Venecia, … no han sido pocos. Además, Schnabel no es únicamente un director de cine; también él es pintor (y miembro de la Royal Academy of Arts de Londres).

Van Gogh, a las puertas de la eternidad : CartelEn At Eternity’s Gate (título original de la película), Schnabel ha elegido la vida y obra de Vincent Van Gogh, ese pintor holandés que se trasladó a la campaña francesa, al pueblo de Arlés, para calmar su ansiedad. Pero Van Gogh era un ser atormentado que se automutiló, amputando parte de su oreja izquierda, en el año 1888 y murió a los pocos meses, con 37 años, de las complicaciones de un disparo de bala en el estómago y después de pasar voluntariamente por diversos sanatorios psquiátricos. Durante esos últimos meses de su vida Van Gogh pintó, en una explosión de creatividad, hasta medio millar de cuadros.

Schnabel, para transmitir el sufrimiento y el genio creador de Van Gogh, nos obliga a mirar el mundo a través de los ojos del pintor. Muchas secuencias sin diálogo; solamente la presencia de Van Gogh acompañada de la música compuesta por Tatiana Livoskaya. Vemos lo que él ve: los colores, la luz, las figuras, los objetos, la naturaleza … todo a través de sus ojos. Imágenes a veces borrosas, cegadoras, quizás soñadas por Van Gogh. Y después vemos la cara de Van Gogh e intentamos entender cómo él está viendo el mundo. Un espléndido trabajo del actor estadounidense Willem Dafoe como Van Gogh. Dafoe, como pocos actores, se expresa maravillosamente a través de sus ojos y gestos faciales. Dafoe, como Van Gogh, es ahora exasperante y beligerante, ahora tremendamente necesitado de afecto y aprobación. Un actor idóneo para recrear la angustia de Van Gogh en busca de la eternidad.

A Dafoe le hacen compañía una media docena de actores sólidos, entre otros: Rupert Friend como el hermanísmo Theo Van Gogh; Oscar Isaac en el papel del queridísimo amigo y también pintor Paul Gauguin; Emmanuelle Seigner interpretando a Madame Ginoux, propietaria de un establecimiento hotelero en Arlés que sentía compasión hacia el pintor; … Y vuelvo a la banda sonora que es oída a lo largo de la película. Compuesta por Tatiana Livoskaya para piano (y, en alguna pieza, para piano y violín), la música evoca los estados mentales de Van Gogh.

Un buen trabajo de Schnabel y de sus co-guionistas Louise Kugelberg y Jean-Claude Carrière (este último un gran colaborador del entonces mayor Luis Buñuel), de Benoît Delhomme (fotografía), nuevamente de Kugelberg y Schnabel (montaje) y de la ya mencionada Lisovkaya (banda sonora). Ellos, junto con un entregado Willem Dafoe y los demás actores, han creado una obra imperfecta pero que sin duda perdurará como la memoria y obra de Vincent Van Gogh.

Van Gogh, a las puertas de la eternidad está proyectándose en los cines de España desde el pasado día 1 de marzo.

Diana Shoffstall

Anuncios

Entreactos. Posando la mirada sobre el amor

Viendo Entreactos a veces reímos, otras veces sentimos ternura hacia Elena y Julia, las protagonistas. Compartimos con ellas sus momentos íntimos, sus alegrías e ilusiones, sus tristezas y decepciones. Y sobretodo nos reconocemos, porque Entreactos es una historia muy humana, una historia de amor y desamor que tal vez hayamos vivido personalmente o, si no, quizás la hayamos conocido de cerca por algún familiar o amigo o compañero de trabajo. Son -somos- todos Elena y Julia, con otros nombres y de distinto género, pero unidos ellas y nosotros por todo lo que tenemos en común.

Resultado de imagen de cartel de entreactos teatro laraDurante unos 70 minutos y mediante cortos episodios -entreactos de  la vida misma- , las treintañeras Julia y Elena nos invitan a acompañarles durante diez años de sus vidas: se conocen, se enamoran, deciden vivir juntas, conviven en armonía, se casan, tienen un hijo, se distancian y finalmente se separan aunque el hijo en común les recordarán siempre su pasada felicidad y ellas no olvidarán el amor compartido.

Entreactos ya estuvo en escena hace unos años. Es la creación de Miguel Ángel Cárcano y María Inés González, colaboradores habituales y ambos de origen argentino y afincados en España. Cárcano es asimismo el responsable de la dirección de la obra que es interpretada por Noelia Castaño y Silvia Campos, también hispanoamericanas trasladadas a España, la primera de Argentina y la segunda de Costa Rica. Un texto sencillo, una puesta en escena sencilla y unas actrices que, con mucha naturalidad y buen oficio, recrean el ciclo de una parte de nuestras vidas.

El formato de la obra -esas escenas cortas ilustrando lo arriba descrito- es eficaz para contar tanto en tan poco tiempo y el espectador sale del teatro satisfecho. Sin embargo, la que suscribe podría imaginar esta historia ampliada, incluyendo otros personajes del entorno de Elena y Julia. El tema es universal y cercano. ¿Una película? ¿Una serie de televisión? Quién sabe. Por el momento, una apuesta segura sobre el escenario.

Entreactos es una de las obras actualmente ofrecidas por el Teatro Lara (Twitter: @teatrolara). Hay funciones los jueves, hasta el 21 de marzo.

Pueden consultar toda la información sobre la variada programación de las dos salas del Teatro Lara, así como precios y horarios, en su página web:

https://www.teatrolara.com/

Diana Shoffstall