Oscuridad. Una excelsa comedia negra que nos conduce al fin del mundo

Si algún día llegase el fin del mundo, Dios quiera que no pase mis últimos instantes en esta tierra en compañía de un personaje tan enigmático  y espeluznante como lo es “B”.

En esta comedia negra escrita por Jan Vilanova (Andorra, 1982), llega a un pequeño y aislado pueblo nuestro protagonista, un conocido reportero (para nosotros no tiene nombre, es simplemente el personaje “A”), con la intención de cubrir la noticia del inminente fin de mundo vaticinado por algunos -esos otros personajes “locos” que no aparecen en escena- que deambulan por el pueblo y sus alrededores. La mala fortuna hace que se le estropea el coche a nuestro protagonista y él se adentra en un edificio -parece que es una oficina del Ayuntamiento- para pedir auxilio. Cierra tras si la puerta para que no entre el calor sofocante del exterior.

Y comienza la pesadilla para nuestro desventurado reportero.

El hombre que sale al encuentro de “A” quizás sea un empleado del Ayuntamiento o quizás sea una aparición – incluso podría ser un extraterrestre- . Es el personaje “B” que confunde y aturulla a “A”, cada vez más frustrado e impotente. “A” no se percata de que “B” se ausenta por una puerta lateral. Cuando se da cuenta que está solo, va en busca de “B” y encuentra otro hombre igual que “B” que dice ser el gemelo del primero. “B2” le podemos llamar y es igualmente indescifrable. La turbación y ansiedad de “A” van in crescendo. La situación es absurda, surrealista. Encerrado, sediento, sin que nadie le dé respuestas, “A” se enfrenta a la más absoluta oscuridad sin retorno.

Magníficamente representada sobre el escenario de Sala Intemperie, Oscuridad podría ser una parábola de la vida misma. Todos los días hemos de hacer frente a sucesos inverosímiles y a falsas noticias. Nos topamos con personas que nos resultan inescrutables, obstinados en sus creencias o impermeables a la razón. Nuestra ansiedad ante las cosas y personas desconocidas o incomprensibles puede desembocar en una depresión de lo más oscura.

Pero no nos pongamos depresivos, por favor. En clave de comedia negra, esta Oscuridad  también provoca en el espectador una risa algo nerviosa pero totalmente espontánea y saludable. Y ello gracias no solo al original e ingenioso texto de Jan Vilanova, sino también a la labor de los co-directores Gorka Lasaosa y Abel Vernet -ambos íntimamente ligados a Intemperie Teatro- , quienes han logrado imponer un ritmo a la obra que mantiene al espectador clavado en su asiento y fascinado por los diálogos. Y gracias sobre todo a las interpretaciones de Dafnis Balduz, como nuestro desdichado reportero “A”, y de Karlos Aurrekoetxea, en el doble papel de los gemelos “B”. Este último demostrando una encomiable utilización de la expresión corporal y gestual. Una maravilla.

Oscuridad la pueden ver en Sala Intemperie (Twitter: @intemperieteatr) los viernes, sábados y domingos hasta el 14 de abril. No la pierdan.

Para más información sobre la programación completa, horarios y precios de Sala Intemperie, consulten su página web:

http://intemperieteatro.com/

Diana Shoffstall

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s