Dolor y gloria. Almodóvar revela cuán vulnerables son los creadores

Simplemente Almodóvar. Ya no hace falta que su nombre precede al apellido en los créditos de sus películas. Leemos sobre la pantalla: un film de Almodóvar. Y está dicho todo.

En Dolor y gloria nuestro protagonista es Santiago Mallo, un escritor y director de cine prácticamente retirado. Sufre dolencias físicas de diversa índole -algunas reales, otras quizás psicosomáticas- y desde hace años solo escribe para si mismo. Son historias íntimas, fruto de su soledad. Aún añora a Federico, el amor encontrado y perdido. Aún sueña con su infancia y su madre. Sin embargo, el mundo del cine no ha olvidado a Santiago. Le han llamado para participar en un coloquio-homenaje tras un nuevo visionado de su último éxito -¡cuántos años hace de ello!- y Santiago tomará contacto con Alberto Crespo, el actor que protagonizó el film, para invitarle a compartir ese acto. El reencuentro con Alberto propicia un cambio en la vida de Santiago. ¿Será para bien o para mal?

El mismo Almodóvar (y otros guionistas y directores de cine) reconocen que en el acto de creación asoman rasgos y recuerdos personales del creador. Santiago Mallo en Dolor y gloria (y también Pablo Quintero en La ley del deseo y Enrique Goded en La mala educación) son homosexuales y directores de cine. La figura de la madre ha destacado en otras tantas películas de Almodóvar. En cada uno de sus films Almodóvar sin duda revela algo de si mismo. Pero en ningún caso debemos pensar que Santiago Mallo es Pedro Almodóvar. Santiago Mallo lo debemos respetar y querer porque es él, un hombre atractivo con mucho talento, pero con un carácter difícil. Un hombre atormentado por su doloroso y también glorioso pasado y que en la actualidad está a la deriva. La película no nos sobresalta. Paso a paso, escena tras escena, vamos conociendo a Santiago y le vamos cogiendo cariño. Es un protagonista imperfecto, sumamente humano que merece una segunda oportunidad -como todos nosotros- para alcanzar, si no una envolvente felicidad, al menos un estado repleto de esperanza y posibilidades.

Almodóvar se ha rodeado de un gran equipo. Antonio Banderas es sencillamente brillante como Santiago Mallo. Se conocen bien Antonio y Pedro y, aunque Santiago Mallo no es Pedro Almodóvar, Banderas ha incorporado a su personaje gestos, muecas y hasta entonaciones de voz que evocan al cineasta. (La estética de la película es “almodovariana” cien por cien: el vestuario; el apartamento de Santiago con sus muebles, objetos y cuadros; la luminosidad resplandeciente de los interiores y exteriores; colores vivos … Todo ello en gran parte gracias al director de fotografía José Luis Alcaine quién aceptó nuevamente el reto lanzado por Almodóvar).

Y los demás actores, sin excepción, acompañan a la magistral interpretación de Antonio Banderas con sus propias actuaciones impecables: Penélope Cruz es Jacinta, la madre del niño Santiago, de carácter franco y arrojado; Julieta Serrano asume el papel de la madre del adulto Santiago, la madre que no perdona; un magnífico Asier Etxeandía como Alberto Crespo, inteligente y tolerante; Leonardo Sbaraglia con un sentido interpretación de un Federico reaparecido; un desconocido Raúl Arévalo que encarna al padre del niño Santiago; Susi Sánchez como la beata del pueblo que asegura que el niño Santiago irá interno al colegio de curas; Nora Navas infunde ternura y comprensión en el personaje de Mercedes, la agente de Santiago y su apoyo incondicional. Menciones especiales para Asier Flores, el niño Santiago, y para César Vicente, el joven del pueblo a quién el niño Santiago enseña a leer y a escribir.

Sí, me ha gustado casi todo de Dolor y gloria. Me hubiese gustado que la película durara un poquito más, que el final no fuese tan precipitado (en mi opinión) y más desarrollado. Pero la perfección puede escapársele también a Almodóvar, aunque no sea necesario pronunciar su nombre para conocerle.

Dolor y gloria se estrenó en España el pasado día 22 de marzo.

Diana Shoffstall

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s