Locos de contento. Euforia y desolación. Una comedia grotesca para tiempos de crisis.

Locos de contento salimos los espectadores del Teatro de Las Aguas al término de esta obra del uruguayo Jacobo Langsner, puesta en escena por el español Diego Molero y protagonizada por los argentinos Camila Bertone y Gabriel Tortarolo. Contentos por haber pasado algo más de una hora en compañía de dos actores que nos han hipnotizado. Y es que Jacobo Langsner creó dos personajes allá por los comienzos de la década de los años 90 del siglo pasado con quienes podemos identificarnos casi treinta años después.

Jacobo Langsner tiene nada menos de 92 años. Aunque nació en Rumanía, llegó con solo 3 años a Uruguay con su familia. Desde hace años reside en Buenos Aires. Se considera “rioplatense” y que su obra también es “rioplatense”. En Locos de contento posa su mirada sobre el matrimonio formado por Claudia y Román cuya economía familiar está en las últimas y cuyas esperanzas se han avivado ante la inminente visita a su casa de un Senador de la Nación. Claudia intentará alentar a su marido e infundirle ánimos mientras Román no está para la labor. No tiene trabajo, están a punto de perder su casa y, si eso no fuera suficiente para hundirle, su hombría está en cuestión. Los primeros minutos de la obra están dedicados a la lastimosa situación a la que ha llegado el matrimonio ante la imposibilidad de Román de mantener relaciones carnales con su mujer. Por muy gracioso e ingenioso que ha sido el diálogo en estas primeras escenas, yo esperaba que hubiera algo más que contar, y así fue. Porque Claudia y Román finalmente se revelarán frágiles, aterrados y desesperados, no ya porque Román no pueda consumir el “acto”, sino porque se quedan sin recursos, la esperanza es efímera, el Senador de la Nación les abandona y ellos permanecen solos – Claudia y Román, una con el otro, al tiempo que aislados entre si, cada uno consigo mismo, ante un futuro sin duda incierto, quizás peligroso y sobretodo angustioso.

Al término de la obra, los actores han agradecido la presencia del público y han caracterizado la obra como una comedia “grotesca”, un género muy propio del teatro rioplatense y del que Jacobo Langsner ha sido un maestro. Su obra de teatro Esperando la carroza fue llevada al cine en 1985 por Alejandro Doria con el mismo título y se ha convertido en una película de culto en Argentina.

Comedia negra, tragicomedia o comedia grotesca, Locos de contento es una obra que merece la pena. Nos hemos reído y mucho y también nos hemos refugiado en las butacas de la sala ante la creciente tensión.

No sé si Camila Bertone y Gabriel Tortarolo son pareja o matrimonio de verdad, pero sobre el escenario y como Claudia y Ramón, son un tándem con un engranaje bien engrasado, una pareja en crisis en una sociedad en crisis. Y 10 puntos para la puesta en escena. Todo en blanco y negro, casi de modo simbólico, incluido el vestuario. Blanco y negro, dos extremos que capturan perfectamente los extremos de euforia y desolación de Locos de contento.

El Teatro de Las Aguas (Twitter: @teatrodlasaguas) ha sido todo un descubrimiento. Nos dijeron que hace ya unos cuatro años que el local se reformó y se presentó de nuevo a su público en el barrio de La Latina de Madrid. Su programación es variada y para todos los públicos e incluye espectáculos de pequeño formato (como son los monólogos) en la “cueva”.

Para toda la información sobre la programación del Teatro de Las Aguas, consulten su página web:

http://www.teatrodelasaguas.com

Diana Shoffstall

Mientras dure la guerra. Seguramente vencerá, pero quizás no convenza.

En primer lugar, es menester aclarar que esta película no es una película bélica aunque la historia transcurre en los primeros meses de la Guerra Civil española, en la última mitad del año 1936, mayoritariamente en Salamanca, donde residía Miguel de Unamuno, escritor , filósofo, intelectual vasco y rector de la universidad salmantina desde el año 1931. En el año 1936 Unamuno tenía ya la respetable edad de 72 años.

Y en segundo lugar, es preciso decir que son las excelsas caracterizaciones de los actores principales lo que hacen grande esta película (sin menoscabo de la calidad de las interpretaciones del reparto en su conjunto). Son soberbios los actores Karra Elejalde, Eduard Fernández y Santi Prego como Unamuno, el general Millán-Astray y Franco, respectivamente. Merecedores de los más fervorosos elogios los tres.

El director, guionista, productor y compositor chileno-español Alejandro Amenábar tenía tan solo 24 años cuando su primer largometraje Tesis, del año 1996, llegó y  triunfó (premios Goya por mejor guión original y mejor dirección novel). En los veintitantos años siguientes Amenábar ha conquistado el mundo entero -1 Óscar y un total de 9 Goya entre otros muchos premios- con títulos tan apreciados y de alta calidad como Abre los ojosLos otrosMar adentro, o Ágora. Sin embargo, su último film es de hace cuatro años (Regresión, 2015) y tuvo una acogida más bien tibia entre el público y la crítica especializada.  Pues Amenábar ha regresado a la gran pantalla como director, co-guionista (junto a Alejandro Hernández), co-productor y compositor de la banda sonora de Mientras dure la guerra.

Y como ya he dicho, es una película que, sobretodo, retrata a Unamuno, siguiendo sus pasos en esos meses cruciales posteriores al hundimiento de la Segunda República y el  golpe de estado, llevado a cabo el 17 de julio de 1936 y protagonizado por un sector de las Fuerzas Armadas españolas, destacando entre los militares el general Francisco Franco. Unamuno había apoyado al gobierno legítimo hasta el último momento, pero su desencanto con los políticos hizo que en un principio refrendó el levantamiento. En pocas semanas supo que se había equivocado. Se le atribuye a Unamuno las frases “Venceréis, pero no convenceréis. Venceréis porque tenéis sobrada fuerza bruta, pero no convenceréis porque convencer significa persuadir. Y para persuadir necesitáis algo que os falta en esta lucha, razón y derecho. Me parece inútil pediros que penséis en España” pronunciadas en un discurso el 12 de octubre de 1936 en el Paraninfo de la Universidad de Salamanca y frente a algunos miembros de la cúpula militar -incluyendo al general Millán-Astray- . Fue el comienzo del fin para Unamuno. Fue apartado de todo cargo público, fue destituido como rector de la universidad  y se le confinó a su casa bajo arresto domiciliario. Murió el 31 de diciembre de 1936.

Karra Elejalde transmite magistralmente todas las matices de la personalidad de Unamuno. Esperamos que quede debidamente recompensada su soberbia interpretación.

Y ahora vamos con el subtexto de Mientras dure la guerra: una fascinante representación de las intrigas y ambiciones, debilidades y secretos, fintas y cacareos de los generales sublevados que finalmente desembocaron el 28 de septiembre de 1936 con el nombramiento del “generalísimo” Franco como Jefe del Gobierno del Estado “mientras dure la guerra civil”. Las personas como yo de una cierta edad recordamos a Franco en vida. Sí, era de baja estatura y tenía una voz fina y aguda. Santi Prego encarna a Franco a la perfección. Y Eduard Fernández no deja títere con cabeza con su interpretación del general Millán-Astray, secuaz incondicional de Franco. Recordaremos a Millán-Astray por su papel en la Guerra Civil Española y porqué fundó la Legión. Y yo acabo de enterarme que también fue el fundador de Radio Nacional de España. Cosas del pasado y cosas del presente. Casualmente el estreno de Mientras dure la guerra coincide con el inminente y polémico traslado de los restos de Franco de su sepultura en el Valle de los Caídos.

Amenábar ha firmado una película interesante. Mientras dure la guerra gusta a los espectadores -a mi me ha gustado- aunque no es, en mi opinión, su mejor película. La transición entre las dos historias -la de Unamuno y la de los generales- es a veces abrupta. Pero me lo quedo todo. Podemos perdonar las irregularidades. Siéntense y disfruten del trabajo de tres grandes actores.

Mientras dure la guerra llegó a los cines de España el pasado día 27 de septiembre.

Diana Shoffstall

Usher. Un espectáculo de voluntades y mentes trastornadas en clave casi lúdica.

Teatro Karpas cambia de registro con Usher, una producción de la compañía invitada Studios Mirror. Dani Lardón es el cerebro detrás de esta producción (firma la dramaturgia y la dirección de la obra) y cuenta con la inestimable apoyo de la sala y de tres de los actores de la compañía de Karpas: Charo Bergón, Nacho Sirell y Javier del Arco.

Venta de entradas - Usher“La Caída de la Casa Usher” es un cuento de terror de Edgar Allan Poe. Los espectadores familiarizados con este cuento sospecharán que el título de esta obra –Usher– no es baladí. Efectivamente, en esta obra -mezcla de ilusionismo, terror y suspense, y utilización de prácticas dudosas de tratamiento de los psicóticos- la psiquiatra española Diana Lázaro ha “rescatado” un paciente (conocido como Usher) del londinense Hospital Real de Bethlam que data del siglo XIII. Más conocido como Bedlam (una palabra inglesa que significa manicomio), este hospital psiquiátrico arrastraba una reputación infame por el trato a los pacientes hasta los tiempos modernos. La Dra. Lázaro se propone a adentrarse en la mente de Usher para desentrañar la verdad sobre el asesinato de su familia que supuestamente él cometió y para ello involucrará al público para demostrar los secretos del subconsciente de Usher.

Charo Bergón es la Dra. Lázaro y conduce sus sesiones de “terapia” con una voz melosa, tranquilizando al público con palabras cargadas de su autoridad. Quiere llegar más y más lejos en sus “experimentos” y no duda en llamar al callado pero brutalmente eficaz enfermero (Javier del Arco) para someter al paciente a su voluntad. Usher es magníficamente interpretado por Nacho Sirell, ahora sumiso ahora astuto. ¿Quién es el psicópata? ¿Quién es el más avezado? ¿Quién ganará la apuesta?

En última instancia el público ganará. Solamente tiene que dejarse llevar y jugar este juego que entretiene, sorprende y, a veces, nos hace pegar un sobresalto.

Usher se está representando en Teatro Karpas los jueves a las 20,30 horas. Para más información sobre la programación de esta sala, cuya trayectoria data del año 1969, visiten su página web.

https://www.karpasteatro.com

Diana Shoffstall