La trinchera infinita. La infinitud del recuerdo

La trinchera infinita es el último trabajo colectivo de los tres jóvenes vascos Aitor Arregi (nacido en 1977), Jon Garaño (del año 1974) y José Mari Goenaga (1976; también es co-guionista junto a Luiso Berdejo). Son viejos conocidos los tres a pesar de su juventud.  Garaño y Goenaga fueron los co-directores y co-guionistas de la película En 80 días (2010). También lo fueron de Loreak (2014). Arregi formó equipo con ellos como co-guionista. Y en 2017 llegó la premiadísima Handia, ahora con Arregi y Garaño como co-directores y los tres -Arregi, Garaño y Goenaga- responsables del guión (junto a Andoni de Carlos). En La trinchera infinita los directores han contado igualmente con otros profesionales galardonados también por su colaboración en Handia: otro joven vasco -Javier Agirre Erauso (1975)- como director de fotografía; el veterano compositor francés, afincado en San Sebastián, Pascal Gaigne;  y los montadores Laurent Dufreche y Raúl López. Un equipazo. (Hablamos de Handia en este blog hace dos años: https://stageandscreenole.wordpress.com/2017/11/02/handia-la-tragedia-del-gigante-de-altzo/).

Resultado de imagen de imágenes de la trinchera infinita wordpressEn esta ocasión, los colaboradores se han fijado en la historia de los topos, esas personas que por temor a las represalias de los insurgentes -y finalmente conquistadores- de la guerra civil española, buscaron desesperadamente escondrijos y, una vez encontrados, quedaron allí encerrados hasta tener la seguridad de que, si salían, no iban a ser encarcelados o fusilados. En La trinchera infinita estamos en el año 1936 en un pueblo andaluz. Los partidarios de la sublevación se han envalentonado y andan a la caza. Higinio Blanco huye -es concejal de la izquierda- pero es presa fácil en el campo y vuelve a su casa -al hogar que ha formado hace poco con Rosa- para refugiarse en un hueco diminuto y disimulado tanto al observador casual como a sus perseguidores que destrozarán la casa pero no le encontrarán. Nosotros los espectadores nos convertimos en Higinio. La soledad, la oscuridad, el silencio, el miedo, pero no el olvido. Está siempre allí Rosa, velándole, enfrentándose con coraje a los que aún sospechan que Higinio no puede haber desaparecido sin más. Ellos tampoco han olvidado.

No es la primera vez que el calvario de los topos de la guerra civil y posguerra ha sido retratado en el cine. Manuel Cortés era el alcalde republicano de un pueblo de Andalucía -de Mijas en Málaga- cuando estalló la guerra. Se escondió en su casa, con el único cuidado de su mujer, y no salió de allí durante los 30 años siguientes. Manuel Hidalgo Martín relató los hechos en un documental animado en 2011 -30 años de oscuridad– que fue nominado al premio Goya en la categoría de mejor largometraje documental. Los actores Juan Diego y Ana Fernández fueron las voces del ex-alcalde y de su mujer.

En La trinchera infinita, Higinio Blanco y Rosa son ficticios pero representan a los topos históricos (y el resto del reparto son, por un lado, los familiares y amigos que arroparan a aquellos durante su encierro y, por otro, los que les buscaran para represaliarles). Antonio de la Torre (2 premios Goya y 13 nominaciones a los mismos -todo un récord- ) y Belén Cuesta (dos nominaciones a los premios Goya) encarnan a Higinio y a Rosa. Ambos actores nacieron en Andalucía y aflora aquí el hablar andaluz de sus raíces. (A veces el deje era tan fuerte que dificultaba el entendimiento a la que suscribe). Como también brota e inunda la historia el amor que une a Higinio y Rosa, un amor pasional en su juventud, un amor que sobrevive aunque se pondrá a prueba.

Y finalmente llegará el año 1969, año de la amnistía franquista, el año en que Higinio deberá vencer su aprensión y luchar contra el pánico. El año en que -33 años después- podrá pasear por las calles de su pueblo al lado de Rosa. Pero ha perdido 33 años de su vida y cuando Higinio se para frente a la vivienda de Gonzalo, su perseguidor más rabioso durante esos 33 años, y percibe la sombra de Gonzalo detrás de la ventana, nos damos cuenta que aún no se ha acabado la trinchera. Durante 33 años Higinio, desde su escondite o a através de una rendija en la persiana, podría ver a un Gonzalo vigilante. Ahora, ¿quién vigila a quién?

La trinchera infinita fue estreno en España el pasado día 31 de octubre de 2019.

Diana Shoffstall