No te preocupes, no llegará lejos a pie. Pero llegará, paso a paso, peldaño a peldaño

La discapacidad sobrevenida puede llevar a la persona que la padece a sumirse en un mundo reducido, limitado y monocolor o puede que el afectado encuentre un camino a un nuevo cosmos luminiscente, expansivo y gratificante. En todos los casos, media el antes y el después.

Resultado de imagen de imagenes de No te preocupes, no llegará lejos a pieJohn Michael Callahan era alcohólico desde una edad temprana y con 21 años su coche se estrelló en una noche de juerga con un compañero de copas. Quedó tetrapléjico y, aunque después de muchas y durísimas sesiones de rehabilitación pudo recobrar movilidad en una silla de ruedas eléctrica, seguía bebiendo. Pero el más profundo de los abismos ha de acabarse. Dejó de beber y descubrió su talento para el dibujo. Quizás John Callahan también había descubierto ese nuevo cosmos.

La película de Gus Van Sant (El indomable Will Hunting, ElephantMilk) está basada en el libro autobiográfico  Don’t Worry, He Won’t Get Far On Foot que escribió John Callahan en 1989 (el título también de esta película, traducido al inglés). Van Sant retrata al joven Callahan en los meses previos al accidente -pendenciero, sin rumbo, bebedor- y su escalada posterior desde el infierno a la redención. John nunca perdió su causticidad pero pudo canalizarla a través del dibujo.

El gran Joaquín Phoenix es la cara y cuerpo de John Callahan, y durante la mayor parte de la película deberá proyectar su poderío como actor desde una silla de ruedas. Una nueva manifestación del talento de este actor en toda su plenitud a los 43 años. Y lo que le queda. Rooney Mara (The Girl with the Dragon TattooCarol) es Annu, la joven sueca que trabaja en una línea aérea y es voluntaria en el centro de rehabilitación al que acude John. La constancia y el cariño de Annu constituyen los primeros peldaños de la escalada. (Desde hace unos años Joaquín Phoenix y Rooney Mara son pareja en la vida real). Pero es Donnie (Johan Hall), un joven millonario, gay, superviviente él mismo de adicciones, un hombre también dañado pero conductor de sesiones de terapia alternativa (que quizás sean para él lo que el dibujo será para John), y que consisten básicamente en que Donnie dice las cosas como son y no admite excusas, quien le empujará a John a superar los últimos escalones. La interpretación de Jonah Hill (nominado al Óscar como mejor actor de reparto por sus papeles en MoneyballEl lobo de Wall Street) es simplemente magistral.

Los dibujos de John Callahan aparecieron en el Willamette Weekly de Portland, Oregón durante 27 años hasta la muerte de John en julio de 2010. El Willamette Weekly publicó entonces que John Callahan había dicho en alguna ocasión que “La comedia es el arma principal que tenemos para luchar contra ‘El Horror’. Con la comedia podemos dar un golpe incluso a la muerte”.

Sin exageraciones ni histerismos, con un poco de humor y mucha humanidad, Gus Van Sant nos cuenta esta historia, nos relata esta vida y salimos contentos del cine porque también en esta película hay algo de un nuevo cosmos luminiscente, expansivo y gratificante.

No te preocupes, no llegará lejos a pie llegó a las pantallas de España al principio de julio; aún esté en la cartelera de diversos cines.

Diana Shoffstall

Anuncios

La Estancia. Un duelo de identidades y deseos

El Siglo de Oro español (Cervantes, Lope de Vega, Calderón de la Barca, Quevedo y tantos otros) tuvo su reflejo en el reinado de Isabel I de Inglaterra (1558-1603) y en el de Jacobo I que le seguía (1603-1625), y La Estancia, la intrigante obra de Chema Cardeña, indaga en la relación-espejo que quizás fuera cierta -o no- entre dos de los escritores ingleses de la época: William Shakespeare y Christopher Marlowe, ambos nacidos en el año 1564.

La estanciaLa Estancia recoge algunos hechos de las vidas de estos dos ilustres escritores y juega con otras posibilidades sobre su relación. En esta obra Will irrumpe en la estancia de Chris, presentándose como un gran admirador de la persona y obra de este último y pidiéndole consejos sobre sus propias e incipientes composiciones literarias. En un primer instante, Chris le rechaza pero en las sucesivas escenas, que representan el transcurso de semanas, si no meses, Chris y Will estrechan su relación, comparten confidencias, cama y confabulaciones.

Existe la denominada “teoría Marlowe” y en La Estancia estamos frente a frente con ella. Christopher Marlowe había estudiado en Cambridge y en 1593, el año de su muerte a los 29 años de edad, ya era una figura pública. No solamente por sus obras (Tamerlán el Grande cosechó un gran éxito en Londres en el año 1587), sino también por los rumores que constituían una estela permanente alrededor de su persona. Espía (cierto), ateo y homosexual (posible), con un carácter violento (lo más probable), Christopher Marlowe atrajo al menos urbano y sofisticado -pero sobre todo ambicioso- William Shakespeare. La teoría Marlowe sustenta que Marlowe manipuló su presunta muerte (como consecuencia de una reyerta) para escapar de sus justicieros a Francia y desde allí seguir escribiendo aunque sus obras verían la luz bajo el nombre de un tal William Shakespeare. Expertos hay  que afirman que muchas de las obras de Shakespeare no eran suyas o al menos totalmente suyas. Y es cierto que se desconoce que Shakespeare escribiera alguna obra antes de la muerte de Marlowe.

Sea como fuere la realidad -y no lo sabremos nunca-, La Estancia es una gran aproximación a estas dos figuras. La obra fue escrita y escenificada hace más de dos lustros y esta versión de la Compañía Salvador Collado ha recorrido España y se ha consolidado en los últimos años. Javier Collado y José Manuel Seda, respectivamente Chris y Will, no defraudan. Su parecido y poderío físico (estatura, complexión), así como su caracterización (barba, atuendo) son intencionados, y la distancia -física, psíquica y emocional- entre ambos personajes se va achicando a lo largo de la obra mientras que la ambigüedad y las dudas van en aumento.

Una obra con una muy lograda “coreografía” sobre el escenario, La Estancia, sobre dos personajes inolvidables encarnados por dos actores en toda su plenitud creativa, es una apuesta segura. Y una que bien podría ser el argumento de una obra de Marlowe/Shakespeare.

La Estancia la podemos ver en el corral de comedias levantado en la Cuesta de Moyano de Madrid hasta el próximo día 25 de agosto (de jueves a sábado a las 20:30 horas). Consulten la página web de la Fiesta Corral Cervantes para conocer todos los detalles de su programación.

https://corralcervantes.com/

Diana Shoffstall

Hereditary. Mirando la vida desde ambos lados

Hereditary es un buen título para esta película. Una de las acepciones de la palabra hereditaria, según el Diccionario de la Lengua Española, reza como sigue: Dicho de una inclinación, de una costumbre, de una virtud, de un vicio o de una enfermedad: Que pasa de padres a hijos.

Resultado de imagen de imágenes de hereditary la películaSí, señor, muy apropiado el título aunque no es, digamos, muy original. Como tampoco es muy original la trama de Hereditary, película escrita y dirigida por el estadounidense Ari Aster. Hereditary es la ópera prima de este joven cineasta de poco más de 30 años de edad. Tiempo ha para que perfeccione su técnica. Aunque ciertamente este film se ha anunciado con titulares bastante llamativos: “la película del terror del año”, “lo más terrorífico que verás este año”, “pesadillas garantizadas”, “el último grito en cine del terror”, …

Son opiniones, claro está. Esta espectadora personalmente no es fan del género del terror. Un buen thriller psicológico me causa mucho más desasosiego que monstruos, apariciones sobrenaturales o gore. Y Hereditary hace gala de estos elementos. Nos encontramos con la familia Graham que asiste al funeral por la defunción de la abuela, la madre de Annie (Toni Collette). Las palabras de Annie ante los asistentes al funeral no dejan lugar a dudas. Su madre sufría de serios trastornos mentales. El padre de Annie murió joven de inanición. Y el hermano de Annie se suicidó. Una herencia atroz. Enfermedad que pasa de padres a hijos. O de madres a hijas. Porque Annie muestra claros signos de desequilibrio también (es miniaturista, una creadora de escenas cotidianas en miniatura, recreando la vida al detalle, su propia vida, incluyendo la muerte de su madre, …). Y su hija adolescente Charlie (Milly Shapiro) es, cuando menos, un personaje inquietante. Su marido Steve (Gabriel Byrne) parece un buen hombre, esposo y padre, pero su “normalidad” es ineficaz frente al legado siniestro que impregna su hogar. Y finalmente tenemos a Peter (Alex Wolff), con edad suficiente para conducir pero aún un adolescente que no puede olvidar el incidente de sonambulismo (según Annie) que casi terminó con su vida hace años.

No, las cosas no están bien en el seno de la familia Graham y empeoran hasta la extinción total de todos ellos en esta vida. Aunque en otra vida … ¿Quién sabe? Y todo lo malo pasa sin que esta espectadora se inmuta. Es que este género me deja fría, por lo general. Los actores Toni Collette y Gabriel Byrne siempre me han gustado. Estos veteranos habrán tenido sus razones para unirse a esta película. Se podría entender más a los jóvenes Alex Wolff y Milly Shapiro. Es el debut cinematográfico de Milly Shapiro quien, con tan solo 16 años, ya ha forjado una reputación en el teatro como actriz y cantante. Alex Wolff ha trabajado tanto en cine como en televisión con su hermano con quién también formó una banda, pero Hereditary es quizás su proyecto más ambicioso hasta la fecha. Y lo cierto es que el físico de ambos jóvenes es llamativo y Hereditary es un buen escaparate para ellos.

Eso sí, deben esperar los créditos al final de la película para escuchar lo mejor: la canción Both Sides Now de Joni Mitchell, cantada por Judy Collins.

I’ve looked at life from both sides now 
From up and down, and still somehow 
It’s life’s illusions I recall 
I really don’t know life at all

En definitiva, para gustos, colores. Hereditary no me ha gustado. No es de mi color favorito.

Hereditary se está proyectando en la actualidad en los cines de España.

Diana Shoffstall

Don Gil de las calzas verdes. Una comedia de enredos clásica triunfa cuatro siglos después

Cuatro siglos no es nada. Don Gil de las calzas verdes de Tirso de Molina se estrenó en el año 1615. Y en 2018 la compañía Ensamble Bufo la representa (hasta el 25 de agosto, de martes a sábado a las 18:30 horas) dentro de la programación de Fiesta Corral Cervantes que celebra por todo lo alto las tradiciones y entretenimientos teatrales del Siglo de Oro español.

Don Gil de las Calzas VerdesEsta Don Gil de las calzas verdes fue candidata al premio de mejor espectáculo revelación en la edición XXI (2018) de los Premios Max. Merecidísima su candidatura. Los componentes de esta agrupación teatral hacen las delicias del público con esta historia de amores cruzados, falsas apariencias, celos y engaños. La responsable es doña Juana, quien se disfraza de don Gil y también de doña Elvira, enredándose ella misma y toda persona que la conoce en este entramado alocado. Todo para conquistar a don Martín. Seis actores entregados y entusiastas sobre el escenario (alguno representando a más de un personaje). Con la ayuda del personaje Caramanchel -criado de doña Juana/don Gil y comentarista de las sucesivas escenas- el público se sumerge en este mundo “bufo”. Los actores no pierden ni ritmo ni rima para el regocijo de los espectadores.

Rima, sí. No olvidemos que Don Gil de las calzas verdes está escrita en verso. La adaptación/dramaturgia de Alberto Gálvez moderniza los versos con enorme respeto para la genialidad de los originales y, con referencias introducidas en el texto con maestría, hace guiños a la actualidad más actual para aún mayor gozo del público.

El equipo artístico y técnico -Hugo Nieto en la dirección, Paola de Diego al frente del vestuario- y los demás encargados del espacio contribuyen al éxito logrado de este refrescante espectáculo.

Y una última muestra de la calidad de esta obra. Detrás de la música original que sustenta Don Gil de las calzas verdes está nada menos que Miguel Magdalena, miembro fundador, director musical y componente imprescindible de la inigualable compañía Ron Lalá.

No pierdan esta versión remozada de Don Gil de las calzas verdes. Merece la pena enfrentarse a los calores de esta estación estival para gozar de este estupendo divertimento. El “corral de comedias” dispone de un modesto sistema de climatización, pero un abanico en mano no estará de más.

La programación de esta edición de Fiesta Corral Cervantes extiende hasta el 26 de agosto. Varios horarios y obras, cada día un descubrimiento.

https://corralcervantes.com/

Diana Shoffstall

Error 404. Mensaje no encontrado, comunicación defectuosa

Navegamos por internet y de repente aparece el mensaje “error 404 not found o no encontrado”. Un código de estado HTTP demasiado frecuente que significa que, si bien hay comunicación con el servidor, no existe la página que buscamos o posiblemente el enlace se ha roto o es defectuoso.

Resultado de imagen de imágenes de error 404 sala intemperieError 404, la obra que aún podemos ver esta semana en Sala Intemperie, nos lleva a un futuro incierto. El gobierno es totalitario, hay manifestaciones en las calles, los disidentes desaparecen porque huyen o porque son apresados, la policía tiene espías por doquier y los jóvenes menores de 21 años están recluidos en internados estatales. La joven Emma, a punto de cumplir los 21 años, se ha escapado del internamiento porque vive escondida en el bar “Youkali” que regenta su madre y es protegida por los camareros y los músicos que trabajan allí. Pero Emma se rebela y cuando se escabulle y se acerca a la zona de protesta, se encuentra con un joven desorientado a quien lleva al bar. Se llama Esteban y su aparición en el refugio de Emma coincide con la desaparición del hijo del Ministro de Propaganda.

La joven compañía de teatro Entropía Producciones se fundó hace apenas un año y sus componentes se han volcado en esta obra. La dramaturgia es de Alexandru Stanciu y Alba Celma, ambos se cuentan entre los fundadores de esta formación; Alba Celma, además, dirige la obra y encarna a Emma. La compañía incorpora a sus producciones la danza y la música, y añade la palabra cantada a la palabra hablada. Error 404, con el fondo del bar y sus músicos, es un vehículo apropiado para dar salida a los nacientes talentos de este joven equipo. Piano y guitarra, textos cantados, coreografías sugerentes y una provechosa utilización del espacio y de las luces para una obra llena de sutiles insinuaciones e incógnitas.

El elenco se esfuerza para dar credibilidad a esta obra cuyo texto deja pistas al público pero no facilita respuestas. Esta espectadora estaba a la expectativa, deseando escuchar una frase o un diálogo o captar de un modo u otro alguna revelación que aunara todos los hilos de la trama. No llegó ese momento de iluminación. Tampoco eso es tan malo. Mi acompañante y yo tuvimos un animado debate tras la función. Y eso sí es bueno.

Para más información sobre esta obra y la demás programación de Sala Intemperie (Twitter: @intemperieteatr), consultad la página web del teatro:

http://intemperieteatro.com/

Diana Shoffstall

Un musical barroco. Admiración e incomprensión, dos en uno

Un musical barroco promete. Nada más entrar en el corral de comedias levantado en la madrileña Cuesta de Moyano a propósito de la Fiesta Corral Cervantes que pretende recrear el Siglo de Oro con unos espectáculos innovadores, el espectador se deleita con la visión de ocho figuras inmóviles en sus respectivas posturas, ataviadas en blanco y con unos tocados  -también blancos- muy originales. La primera impresión es que son todas ellas mujeres -su atuendo principal es un faldón holgado- , pero enseguida percatamos de alguna barba y, consultado el programa de mano, nos cercioramos de que sobre el escenario estamos viendo a cinco mujeres y a tres hombres, representando una compañía de cómicos de finales del siglo XVII. La desgracia hizo que su carro de caballos chocó con otro y ellos murieron despeñándose. Se encuentran en un limbo; siendo cómicos, acorde con los usos de la época, su tumba está fuera del cementerio.

Un musical barrocoLa obra sigue prometiendo cuando los componentes de la compañía se presentan; el promotor y director de la compañía, una embarazada que se tiene por una diva y su acallada hermana, una mujer recia, otra con su hija inocentona, el cándido joven que pretende a esta última y uno más que no sabe leer ni escribir como la mayoría de ellos. No viven ni días ni noches pero se atienen a una especie de reloj interno, y el faldón se convierte ingeniosamente en su alcoba individual. Acurrucados y cubiertos de blanco, son lo más parecidos a unos huevos gigantes. Asomando las cabezas, unos y otros desvelan algo más de sus circunstancias personales en unas veladas nocturnas muy particulares. Aplausos para Karmen Abarca y Matías Zanotti, responsables del vestuario y escenografía.

Este espectáculo se define como una comedia musical para voces y a cuatro manos (dos personas al piano). Nos traslada al Siglo de Oro con fragmentos de textos de Calderón, Lope de Vega y Shakespeare, entre otros, recitados o cantados. Un musical barroco ya pasó por la presente edición del Festival de Almagro. La presenta el Proyecto Barroco, con la muy importante aportación de la joven pianista María Herrero como directora de la misma (aporta también dos de las cuatro manos).

La idea es buena, el vestuario genial, las cuatro manos sin parar aderezando la “acción” sobre el escenario. Pero “acción” hay poco, la verdad. Y las historias individuales a veces son más bien histerias y las voces cantadas de manera competente son, en algunos casos, voces chillones cuando declaman. La obra es algo reiterativa y podría durar menos (¡Cuántas noches de “huevos” eclosionándose! ¡Cuántos lamentos!) y concluye, se supone, con la salida del limbo en el que se encuentran nuestros cómicos. Llegó la última escena para el gran alivio de esta espectadora que estaba deseando salir del recinto sin llamar la atención. El público aplaudió con ganas. Por mi parte, un prometedor comienzo sin culminar.

La última representación de Un musical barroco dentro de la Fiesta Corral Cervantes tendrá lugar mañana domingo 29 de julio. Si compráis un libro en uno de los puestos de la Cuesta Moyano, habrá descuento en el coste de la entrada. Y llegad pronto. Este “corral de comedias” no tiene asientos numerados y se ve mucho mejor desde las primeras filas.

Para más información sobre esta obra y la demás programación ofrecida  hasta el próximo 26 de agosto dentro de la Fiesta Corral Cervantes, consultad la página web:

https://corralcervantes.com/

Diana Shoffstall

El sueño de Bambi. Un sueño reparador que libera las angustias

El sueño de Bambi es una colaboración de la compañía de teatro Entropel (Christian Avilés,  uno de los componentes de la compañía, es el autor de la obra y también uno de los actores sobre el escenario) y la Sala Intemperie. El texto retrata los miedos e inseguridades de los miembros de una familia cuyos desencuentros se manifestarán cuando Lucía declara que la muerte de su madre es inminente y que lo sabe porque su padre -fallecido hace años- se lo ha dicho. Es un texto muy acertado; algunas de las frases pronunciadas por los protagonistas reverberarán sin duda en los recuerdos de los espectadores de sus propias familias. La versión para esta producción y su dirección están a cargo de un más que capaz Gabriel Fuentes.

Texto, escenificación y dirección todo bien, pero son los actores el alma de esta obra.  Todos ellos excelentes, cada uno en su papel, en una actuación coral más que convincente. María Álvarez es la madre. La infelicidad que le causó su matrimonio le ha dañado y sus hijos son los damnificados sin que ella lo quisiera. Luis de Sannta es el hermano mayor Antonio que querría ser el puntal de la familia pero cuyo propio sufrimiento lo ha sumido en una letargia salpicada con la bebida. Thaïs Blume es Lucía, la hermana ni mayor ni pequeña, la “vidente” que podrá reconciliarse con su pasado y con sus progenitores y sus hermanos -y lograr que ellos también se reconcilien- porque creer de verdad en las voces que escucha y convencer a los demás será la salvación de todos. Pilar Bergés es la hermana que se marchó hace años, desesperada por la falta de entendimiento con su madre, y que ahora vuelve, impulsada por la llamada de Lucía. Y, finalmente, tenemos a Christian Avilés, que encarna a Carlos, el hermano disminuido psíquica y físicamente, quizás el más vulnerable pero también el menos consciente. Sin olvidar a Roberto Álamo que presta su voz en off, la voz del padre desaparecido.

Peleas familiares monumentales, diálogos desafiantes entre unos y otros que derivarán en última instancia en el descubrimiento y liberación de los sentimientos soterrados, abrazos que al principio son falsos y que al final constituyen un refugio.

Como en el cuento de Bambi, co-existen en esta familia la tristeza y la felicidad, la amargura y la dulzura, el rencor y el olvido. Una familia y una historia que merecen la pena conocer.

El sueño de Bambi la podemos ver en Sala Intemperie (Twitter: @intemperieteatr) hasta el próximo día 22 de julio de 2018. Para más información sobre horarios, precios y la demás programación, consultad la página web:

http://intemperieteatro.com/

Diana Shoffstall

Nadie nos mira. Ser o no ser

La película argentina Nadie nos mira dirigida por Julia Solomonoff y co-producida por, entre otras, la compañía Miss Wasabi que lidera Isabel Coixet, quizás pase inadvertida por muchos espectadores. Sería una pena, pues este largometraje posa la mirada, realista que a la vez compasiva, sobre las personas que anhelan el reconocimiento profesional y la felicidad personal y que los buscan activamente, incluso más allá de su entorno familiar y las fronteras de su país de origen, y que se abocan al fracaso hasta que consigan reconciliarse consigo mismo.

Resultado de imagen de imágenes película nadie nos miraNico Lenke (interpretado por Guillermo Pfening) es un actor argentino famoso en su país que no puede pasar por la calle sin que la gente le aborde. Se traslada a la ciudad de Nueva York, donde es un don nadie -él afirma a todos que está en tratos con una productora para una película importante con un elenco internacional- , e intenta salir adelante. Vive en casa de una joven -el sofá se convierte en cama y cualquier mueble sirve para colgar su ropa-, y es testigo forzoso de las relaciones de su casera y su novia.  Una amiga suya, una argentina casada y afincada en la ciudad, le pide que cuide a su bebé Theo mientras ella y su marido trabajan. Nico dice en principio que no, pero finalmente aceptará los dólares que le ofrecen por su ayuda. Se gana un poco de dinero por aquí y por allá, camarero y vendedor de arboles de Navidad, mientras espera su oportunidad. También hurta productos del supermercado, escondiendo los artículos entre los bártulos que lleva consigo cuando está al cuidado de Theo. Se presenta a los castings para latinos y le rechazan porque es rubio. Cuando no puede más, cuando la frustración puede con él, Nico acudirá a los ámbitos gays para desfogarse.

Porque Nico es gay, porque es un latino rubio, porque es una estrella en su país y nadie en Nueva York, porque él dice que prueba fortuna en la Gran Manzana pero en realidad él huye de la Argentina y del productor que le hizo famoso -un hombre casado y con familia- y que también es su amante y verdugo.

Nico está encaminado al fracaso porque no reconoce su propio ser. No vamos a desvelar el final de la película -vayan a verla por favor-, pero sí podemos decir que el éxito y la felicidad sólo se pueden conseguir cuando uno está en paz consigo mismo.

Julia Solomonoff sabe de lo que escribe (es co-guionista de este film). Estudió cinematografía en la Universidad de Columbia en Nueva York y actualmente es profesora en la misma institución. Su trayectoria en EE.UU. no es exactamente equiparable a la de Nico en Nadie nos mira, pero sin duda conoce la ciudad y sus habitantes, tanto los residentes de toda la vida como los inmigrantes. Su retrato de Nico nos emociona. Queremos que triunfe. La tarea es difícil si no imposible. El supermercado que frecuenta Nico con Theo está blindado con cámaras de seguridad. Pero, como él confiesa a su amiga, la madre de Theo: “Nadie nos mira”.

Nadie nos mira estuvo nominada como mejor película internacional (2017) en los festivales de cine de Tribeca y de Gijón. Los actores elegidos para este largometraje, no siendo especialmente conocidos, cumplen con creces y sus personajes se tornan todos auténticos y reales. Guillermo Pfening como Nico está espléndido. Su interpretación fue premiada en Tribeca.

Cuánto más pienso en Nadie nos mira, más me gusta. Repito, vayan a verla. Seguramente lo mismo les pasará a ustedes.

Nadie nos mira la podemos ver actualmente en los cines de España.

Diana Shoffstall

Miss Kiet’s Children. Creer y querer para construir el futuro

Petra Lataster-Czisch nació en Dessau, una ciudad de la antaña República Democrática Alemana (o Alemania del Este). Peter Lataster es holandés, nacido en Ámsterdam.  Después de que Petra se afincara en los Países Bajos en 1981, los caminos de Petra y Peter se cruzaron, y desde 1989 están juntos en lo personal y lo profesional. Su obra documental, de gran calidad y largamente premiada y reconocida, es del tipo marcadamente social.

Resultado de imagen de imágenes miss kiet's childrenMiss Kiet’s Children nos acerca a los niños emigrantes y refugiados que, llegados a Holanda, deberán integrarse en una sociedad y cultura ajenas a ellos. Un idioma nuevo, hábitos y costumbres diferentes y, en demasiadas ocasiones, recuerdos de un pasado reciente lleno de bombas y muertos y miedo, mucho miedo. Con paciencia, constancia, ecuanimidad y empatía, la maestra Kiet Engels guía a los niños, les arropa y alenta, les defiende y regaña, les reta y les premia.

A lo largo de un año escolar Petra Lataster-Czisch y Peter Lataster asistieron a la clase de Miss Kiet en este colegio de un pueblo holandés; acabaron con unas 200 horas de material filmado que redujeron a las casi dos horas que dura este documental. Es un testimonio sin añadiduras; no hay entrevistas ni voces en off. El espectador observa a maestra y alumnos; celebramos los momentos de superación y nos encogemos ante la angustia en la mirada de los niños. Contenemos la respiración cuando los niños se pelean o se rebelan. Nos alegramos con cada paso en firme que dan, sin retroceso. Y, como no puede ser de otra manera, a Kiet Engels y los niños (Haya, Leanne, Jorj, Branche, …) les llegamos a querer. Nos han mostrado que hay esperanza. Imagen relacionada

Las obras más recientes de Petra y Peter han tocado temas que repercuten en el tejido social. Awake in a bad dream (2013) aborda la cuestión del cáncer de mama y cómo las mujeres -y sus parejas- afrontan su presente y futuro. Jerome Jerome (2011) es una crónica de la vida de un adolescente autista y de su familia y entorno. Not without you (2010) se centra en un matrimonio de ancianos, de salud frágil, que deberán aprender a vivir uno de ellos ante la pérdida del otro. If we knew (2007) sigue los pasos de los equipos de pediatría en la unidad de cuidados intensivos de los neonatos.

La pareja de realizadores, en el coloquio que seguía a la proyección de Miss Kiet’s Children, confesaba su admiración y respeto por la labor de los maestros, de todos los maestros, pero particularmente de los maestros que han de ejercer su labor en un aula o en el patio de recreo poblado de niños tan diversos. Dedicación plena. Vocación inestimable. Llegaron a entrevistar a varios maestros que habían sido recomendados; Kiet Engels fue la elegida y representa a muchos otros de una profesión que no siempre recibe el reconocimiento ni el salario que merecen.

De hecho, nos contaron que actualmente los maestros de Holanda están en huelga, reivindicando una mayor retribución y apoyos adicionales a las escuelas. Una noticia que se repite en demasiados países con demasiada frecuencia. Apoyemos a los maestros, apoyemos a las escuela, apoyemos a los niños. Son nuestro futuro.

Miss Kiet’s Children la podemos ver en Cineteca (Twitter: @CinetecaMadrid) esta semana. Para toda la información sobre horarios de este documental y sobre la demás programación, consultad la página web:

https://www.cinetecamadrid.com/

Diana Shoffstall