Nubes y claros en Sala Intemperie Teatro

Sala Intemperie Teatro, ubicada en el barrio de Malasaña, abrió sus puertas en el último trimestre del año que hoy dejamos atrás, en un local de teatro alternativo del panorama off madrileño que muchos aficionados a las artes escénicas habían conocido como Sala Tú (y que cerró sus puertas no hace demasiado).

El equipo de Intemperie Producciones pretende ofrecer a su clientela obras de teatro de calidad y apuesta por la fórmula de dos obras concurrentes con funciones programadas durante un mes, con el objetivo de consolidar su presencia en la cartelera de Madrid. Expediente K (Carta al padre)La sorpresa del roscón son las obras actualmente ofertadas: Expediente K (Carta al padre) hasta el 18 de enero los martes, miércoles y jueves; y La sorpresa del roscón los viernes, sábados y domingos hasta el 28 de enero.

Resultado de imagen de im?genes de expediente K en teatroExpediente K (Carta al padre), con dramaturgia de Susanna García Prieto (y Franz Kafka) y dirigida por Alex D. Capo, está inspirada en la carta que Franz Kafka dirigió a su padre en el año 1919 (y que vio la luz pública en el año 1952). En este monólogo (pero con múltiples personajes) el joven actor catalán Dafnis Balduz es Carlos, un técnico de sonido contratado para grabar psicofonías (sonidos atribuidos a espíritus del más allá). Su jefa (nunca vista) está algo obsesionada con los espíritus de los judíos. Después de recorrer algunos antiguos campos de concentración de Europa, Carlos se encuentra en un castillo en una pequeña isla mediterránea cuyo propietario es alemán. En un principio Carlos es el único personaje que nos habla y que se entretiene en explayarse sobre su propia vida -limitada e insatisfactoria- , hasta que aparezcan los otros sonidos. A partir de ese momento, Dafnis Balduz se multiplica. Es Franz, leyendo de la carta que ha escrito -pero que no se atreve a entregar- a su padre, un personaje oscuro y carente de sentimientos afectuosos hacia su hijo; es Carlos que “escucha” la voz angustiada del escritor; es brevemente el padre, vehemente y amenazante. Mi admiración para Dafnis Balduz cuya interpretación es magnífica. El texto mantiene el interés del público; la tensión y la expectación va en crescendo y … en los últimos momentos decae, pues la reacción final de Carlos ante esta vivencia sobrenatural es anti-climática. Pero son los últimos 5 minutos de la obra. Los primeros 55 minutos disfrutamos con un texto y una interpretación loables.

Resultado de imagen de im?genes de la sorpresa del roscón en teatroPor el contrario, el monólogo La sorpresa del roscón de Elvira Lindo (con la colaboración de Paco Mir) interpretado por Assun Planas es una obra light, simpática y apta para esta época del año. Corina era monja y misionera en Guinea durante 15 años. Ya no. Ni monja ni misionera. En esta Noche de Reyes nos cuenta su vida. Hay anécdotas sobre la madre superiora de la misión y el cura que impartía la misa; sobre sus padres, hermanos, cuñados y sobrinos (que incluyen comentarios muy acertados sobre las comidas y cenas de Navidad, Año Nuevo y Reyes); sobre sus vicisitudes amorosas; … Corina nos mira directamente a los ojos e ironiza sobre los aciertos y las torpezas que ha tenido a lo largo de su vida. El público se relaja y se dispone a pasar un rato agradable.

Dos obras, dos intérpretes, dos propuestas teatrales de Sala Intemperie Teatro para el recién inaugurado mes de enero.

Diana Shoffstall

 

 

Anuncios

Wonder Wheel. La rueda de la vida

Resultado de imagen de cartel wonder wheel de woody allenDos aspectos destacan claramente sobre el resto en Wonder Wheel, la última película estrenada de Woody Allen: la fotografía, obra de Vittorio Storaro, y la interpretación de Kate Winslet en el papel de la desencantada Ginny.

Nunca una película de Woody Allen ha estado tan bien iluminada, y es que no en vano el director de fotografía italiano es uno de los mejores, habiendo dejado su impronta en filmes que han quedado en la memoria de los espectadores por la increíble belleza de sus imágenes: Novecento, El Conformista, El Último EmperadorApocalypse Now, Corazonada, Rojos, El cielo protector… Y viendo reconocido su talento por tres Oscar de la Academia.

Storaro, que ya colaboró con Allen en su anterior film, Café Society, y también en su próximo estreno, A Rainy Day in New York, aporta la magia necesaria, a través de una vibrante paleta cromática, para trasportarnos a un escenario de cuento de hadas: el parque de atracciones de Coney Island en la década de los cincuenta, un mundo de falsa felicidad que oculta la tragedia de los que viven atrapados en él y buscan desesperados una vía de escape a su aplastante e insufrible realidad. Estamos en el país de los sueños, donde todo puede ocurrir, pero bajo las rutilantes luces de la feria, habitan los personajes de esta tragedia griega: Ginny (Kate Winslet), actriz fracasada que rumia su frustración trabajando de camarera, y su segundo marido Humpty (Jim Belushi), un ser primario que divide su existencia entre su trabajo como encargado del tiovivo y la pesca con los amigos. Ambos habitan en un cuchitril encima de la caseta de tiro frente a la noria gigante, junto al hijo de 10 años de ella, Richie (Jack Gore), un pirómano pelirrojo.

Desde su deslumbrante debut en la pantalla grande, Criaturas celestiales (1994), con tan solo 19 años, Kate Winslet ha demostrado su talento como actriz en numerosas ocasiones. Aquí, en su primera colaboración con Woody Allen, borda el papel de Ginny, una mujer a punto de cumplir los cuarenta que ve cómo la vida se le escapa de las manos sin alcanzar sus sueños, atada a una rutina de camarera que odia y a un marido que no la comprende. Ginny es una romántica desesperanzada, perdida en sus fantasías —una Blanche DuBois proletaria—, que se enreda en un amorío de verano con el salvavidas y aspirante a dramaturgo Mickey (Justin Timberlake), su forma de canalizar la fuga de una realidad frustrante, su única y última esperanza.

Hasta que Caroline (Juno Temple), la hija de Humpty, aparece huyendo de los sicarios de su mafioso marido. Y todo se complica al conocer a Mickey.

Allen vuelve a incidir en temas ya clásicos de su filmografía; se diría que Wonder Wheel es un compendio de la manera de ver el mundo del director. La lucha entre el destino y nuestras propias (y desacertadas) decisiones, lo que pudimos ser y no alcanzamos. Pero aquí la trama en general es floja y mecánica —a veces da la impresión de que funciona en piloto automático—, el tono desigual y el final un tanto desconcertante. Aún así, se disfruta y nos mantiene en la confianza de que el maestro nos regalará otra de sus obras maestras en el futuro.

Carlos Sobrino

Una velada en torno a la dieta mediterránea

El miércoles 27 de diciembre asistimos al cuarto de los talleres de aceite de oliva virgen extra que la Fundación Patrimonio Comunal Olivarero (FPCO) y GastrOleum vienen desarrollando desde el pasado otoño.

El encuentro se realizó en la tienda que la FPCO tiene en Madrid en la calle Mejía Lequerica 1, mediante una cata interactiva, donde consumidores y prescriptores intercambiamos opiniones sobre cuatro monovarietales de Arbequina, Picual, Koroneiki y Sikitita, elaborados en la presente campaña 2017/18.

La cata, presentada por la directora de comunicación de GastrOleum, Vanesa Lópezcomenzó con una introducción sobre el aceite de oliva virgen, elaboración y atributos, así como la forma de obtener aceites de máxima calidad. El responsable del área de calidad de GastrOleun, Maximiliano Arteagainstruyó a los presentes en la manera de realizar la cata de las 4 monovarietales.

En nuestro caso comenzamos con Sikitinaun aceite con buenas características organolépticas. En nariz tiene un intenso aroma a hierba verde, te, manzanilla, afrutado. Tiene un alto porcentaje de linoleico y bajo en oleico con lo que tiene escasa estabilidad.

Seguimos con Picual, en nariz un agradable olor a tomate, menta y albahaca, en boca, potente, con cuerpo. Un aceite con alto contenido en oleico y bajo contenido en ácidos poliinsaturados, lo que le hace uno de los aceites de oliva más estables a la oxidación. Este aceite es el más adecuado para cocinar a alta temperatura , pudiendo utilizarse para frituras, rebozados, aliñar ensaladas, tostadas, como conservante y para guisos largos.

A continuación pasamos a Arbequina, de sabor suave, en nariz plátano y ligeramente manzana, almendra, hierba. Un aceite con alto porcentaje de ácido oleico que reduce el colesterol malo (LDL) y aumenta el bueno (HDL). Es el adecuado para repostería, mahonesas, tostadas, ensaladas, pescados y mariscos.

En último lugar Koroneiki. Su introducción en España data del 2009. Se cultiva en zonas cálidas ya que tiene baja resistencia al frío. En nariz, hierba recién cortada, aromas verdes maduros, pimienta. En boca, un aceite cremoso con ligero amargor y un picante equilibrado.

La velada concluyó con una copa de vino Lahar de Calatravacertificado IGP Vino Campo de Calatravacombinando Macabeo y  Moscatel de Alejandría, junto con una degustación de pan de los cuatro zumos y la monovarietal picual Águra.

Igualmente pudimos conocer la App gratuita de GastrOleum, con contenidos en inglés y español y que nos ayuda a elegir el aceite más adecuado para nuestras recetas. Única plataforma existente en el mundo oleícola y gastronómico mundial.

http://gastroleum.com/

Amelia González-Román Cortés

 

 

 

Columbus. La confluencia de añoranzas y anhelos

Ni Nueva York, ni Washington D.C. Ni Chicago ni Los Ángeles. Tampoco Miami ni Boston. Estamos en Columbus, Indiana, una población del medio-oeste estadounidense de tan solo unas 46.000 habitantes pero que, por muy improbable que parezca, es una meca de los amantes de la arquitectura moderna. Eliel y Eero Saarinen, I.M. Pei, Harry Weese, Norman Fletcher, Richard Meier, Deborah Berke, … Son solamente algunos de los nombres representados en iglesias y centros cívicos, escuelas y bibliotecas, hospitales y cárceles, puentes y edificios residenciales, así como otras muchas manifestaciones de la arquitectura que pueblan las calles de Columbus, Indiana.

Resultado de imagen de cartel de columbus by kogonadaColumbus es el título de la película -ópera prima- del surcoreano nacido en Seúl conocido como Kogonada, hasta ahora un experimentado y respetado creador de “ensayos en vídeo” sobre la genialidad de Ingmar Bergman, Wes Anderson, Robert Bresson y otros. Columbus (Kogonada es también el guionista) debutó en la última edición del Sundance Film Festival y llega ahora a España, invitando al público a participar en esta humilde y humana historia de añoranzas y anhelos.

Jin (John Cho) es un hombre coreano con un trabajo anodino que es obligado a trasladarse a Columbus. Su padre, que estuvo en la ciudad para dar una conferencia sobre arquitectura, sufre un desvanecimiento y está en coma. Aunque padre e hijo viven distanciados e incomunicados desde hace tiempo, como buen hijo coreano que es, Jin deberá permanecer al lado de su padre, a la espera del desenlace. Cassandra -Casey- (Haley Lu Richardson) es una joven inteligente y sensible. Acaba de salir del instituto y trabaja en una biblioteca. Ama la arquitectura; los ejemplos que la rodean en Columbus son sus amigos y su refugio. Sueña con irse a la universidad para estudiar pero el amor que siente hacia su madre -una exadicta, recuperada pero aún frágil- le frena. El encuentro casual de Jin y Casey les llevará a ambos a examinar sus sentimientos.Resultado de imagen de imagenes de columbus by kogonada

La belleza de esta película no reside únicamente en su entorno. El vínculo entre Jin y Casey brota, crece, florece y madura. Dos seres muy dispares. Él, que se siente atrapado por el deber de hijo hacia un padre que quizás odie. Ella, que mantiene sus alas plegadas por el amor de hija hacia una madre que ama sobre todo. Pasean, conversan, se revelan el uno al otro. Cada escena es cuidadosamente mimada, una mezcla de la elocuencia no verbal de la arquitectura y la incertidumbre de las palabras habladas. La tranquilidad de lo perdurable y la volatilidad de lo fugaz. John Cho, como Jin, es expresivo a pesar de su inexpresividad facial, algo acorde con la cultura que representa. En contraste, Haley Lu Richardson, como Casey, es radiante. Cada emoción, cada pensamiento se refleja en su cara y a través de su lenguaje corporal. El guión y la dirección, la fotografía (Elisha Christian) y la interpretación confluyen en Columbus para el gozo del espectador.

Distribuida por Versus Entertainment, Columbus se proyecta en la salas de cine de España desde el pasado día 22 de diciembre. Un regalo diferente de Navidad.

Diana Shoffstall

 

Olvídate de Nick. Y olvídate de esta película

A sus 75 años, Margarethe von Trotta no necesita demostrar su calidad como directora: en su haber tiene títulos tan importantes como El honor perdido de Katharina Blum (1975), adaptación de la novela de Heinrich Böll, Las hermanas alemanas (1981), León de Oro en Venecia, Amor y deseos (1988), sobre Tres hermanas, de Anton Chéjov, o su aclamada trilogía de corte biográfico: Rosa Luxemburg (1986), Visión (2009) —sobre la vida de Hildegard von Bingen, una abadesa medieval, experta botánica y autora de obras musicales— y Hanna Arendt (2012).

Su cine se ha caracterizado siempre por una mirada humanista sobre el papel femenino en la sociedad. Como afirma la propia directora: “Siempre me siento atraída por una mujer que tiene que luchar por su propia vida y su propia realidad, que debe superar una cierta situación de encerramiento, liberarse. Éste es quizá el tema principal de todas mis películas”. Olvídate de Nick no es una excepción y, en ella, von Trotta aborda el tema de la invisibilidad que afecta a las mujeres al llegar a determinadas edades y cómo la sociedad impone un perfil de eterna juventud, artificioso e irreal, basado casi exclusivamente en la apariencia física, cosificando y degradando a la mujer.

Resultado de imagen de im?genes película Olvídate de NickEn esta ocasión, von Trotta ha elegido como vehículo la comedia, en una especie de buddy movie femenina, en la que las dos ex del mencionado Nick se ven forzadas a compartir ático de lujo en Nueva York, lo que da lugar a todo tipo de confrontaciones. Este tipo de comedias, en el que el principal atractivo reside en la casi absoluta disparidad de caracteres entre los personajes, motivando una serie de fricciones entre ellos, origen de numerosos gags cómicos, se ha tratado con profusión a lo largo de la historia del cine. Un buen ejemplo es la magistral La extraña pareja (1968), donde Gene Saks llevó a la pantalla la obra de teatro homónima de Neil Simon en la que dos divorciados de caracteres antagónicos, Félix (Jack Lemmon) y Óscar (Walter Matthau), comparten piso y gastos. Pero lo que en La extraña pareja era un duelo gozoso entre los dos protagonistas, fruto de un guion inteligente y pleno de chispa, aquí resulta confuso, carente de gracia y, a ratos, incluso pueril. Y es que Pam Katz, la guionista de Olvídate de Nick, no es Neil Simon, ni Ingrid Bolso Berdal y Katja Riemann, las protagonistas de la película de von Trotta, son Jack Lemmon y Walter Matthau. La comedia es un género esquivo y difícil en el que grandes directores han fracasado. Parece que fuera necesario tener un cierto toque especial para lograr una buena comedia y, a la vista de los resultados, von Trotta no parece tenerlo.

Olvídate de Nick cuenta a su favor con un arranque muy sugerente y unos títulos de crédito destacables acompañados de una excelente música, una puesta en escena cuidada y elegante y un manejo de la cámara a la altura de la experiencia de la directora. En su contra están un guión sin ritmo, carente de chispa, unos gags artificiosos y a veces cansinos por repetitivos, unos diálogos acartonados y pocos reales, y unos actores no especialmente dotados para la comedia.

Carlos Sobrino

Sorteo de una invitación doble para Terminator 2: El Juicio Final

Resultado de imagen de terminator 2: el juicio final palacio de la prensaHace justo 26 años del estreno de Terminator 2: El Juicio Final que supuso un hito en el género de la ciencia-ficción, con unos innovadores efectos especiales y batiendo récords de taquilla en todo el mundo. Vuelve ahora a las salas en una versión restaurada y remasterizada por James Cameron en 4K y 3D.

Los cines Palacio de la Prensa (Plaza del Callao / Calle Gran Vía 46, Madrid) la reestrenarán en V.O.S.E. los días 22, 23 y 25 de diciembre a las 20:30 horas para que se vuelva a revivir este clásico como se merece en pantalla grande y con un sonido envolvente.

Por cortesía de nuestros amigos del Palacio de la Prensa, sorteamos una invitación doble para que tengan oportunidad de verla nuestros lectores. Los requisitos del sorteo son:

  • Seguir en Twitter a @palacioprensa y @olescreen
  • Retuitear este post

El sorteo estará activo hasta las 10h del día 22 de diciembre.

El afortunado/a deberá mandarnos un DM, con su nombre y apellidos y diciéndonos a qué sesión quiere asistir.

Mucha suerte a tod@s!!!!

Resultado de imagen de logo super8 palacio de la prensaRecordad que los cines Palacio de la Prensa tienen una oferta muy variada  de cine, espectáculos, eventos, mentalismo, monólogos, impro y conciertos.

Para más información, consultad la programación en https://super8.es/.

Enrique Lázaro

Toni Servillo, Chapitô y Vincent Macaigne, entre los imperdibles del Festival de Otoño a Primavera para los inicios de 2018

Resultado de imagen de im?genes XXXV festival de oto?o a primaveraEl Festival de Otoño a Primavera de la Comunidad de Madrid afronta la recta final de su XXXV edición con cinco nuevos espectáculos entre febrero y abril de 2018. Las obras, que corren a cargo de figuras de la talla de Toni Servillo, Vincent Macaigne, Sara Molina y la Companhia do Chapitô, podrán verse en cuatro espacios de la Comunidad: el Teatro de La Abadía, La Casa Encendida, la Sala Cuarta Pared y El Pavón Teatro Kamikaze.

En manqueVincent Macaigne / Théâtre Vidy-Lausanne (Teatro de La Abadía, Sala José Luis Alonso, 22 y 23 de febrero, 19.00h)

En manque es un singular estudio teatral, coreográfico y plástico en el que Vincent Macaigne exhibe a una serie de personajes en búsqueda de un amor puro y radical. Poderoso, agudo y devastador, el autor y director sitúa la pieza en una fundación privada que mantiene la totalidad del arte europeo encerrada en una caja fuerte. Pero su intención no es criticar a una sociedad colapsada por sus propias certezas –y en la que un puñado de personas maneja la miseria de los demás–, sino utilizar el teatro para ir más allá de nuestras verdades y obsesiones. Sin temor, sin vergüenza y sin restricción.

EdipoCompanhia do Chapitô (Sala Cuarta Pared, 23, 24 y 25 de febrero, 21.00h)

La Companhia do Chapitô se atreve a reinventar con humor y sin complejos el clásico de Sófocles Edipo. En sus manos, esta terrible historia plagada de desdichas, infortunios, confusiones, fatalidades y muerte es narrada desde la hilaridad más absoluta. En un escenario desnudo, tres intérpretes vestidos de calle dan vida a un sinfín de personajes en un fino ejercicio de virtuosismo. La pieza desobedece las pautas de la tragedia griega para establecer un agradable y rompedor puente entre el gesto y la palabra.

Electra, Companhia do Chapitô (Sala Cuarta Pared, 2, 3 y 4 de marzo, 21.00h)

Apenas se necesitan cuatro intérpretes y una escenografía a base de cucharas para traer hasta nuestros días el mito de Electra en clave humorística y sin perder un ápice de su naturaleza trágica. Hemos aquí un baño de sangre familiar que se narra bajo el inconfundible sello de la troupe portuguesa Chapitô. El singular colectivo lleva más de dos décadas revolucionando la escena lusa y de medio mundo con originales creaciones que, a través del humor, el trabajo físico y la creación colectiva, cuestionan la realidad física y social que nos rodea.

SenecioFicciones, Sara Molina en compañía de… Los hombres melancólicos (La Casa Encendida, 9, 10 y 11 de marzo, 22.00h)

Considerada como una de las impulsoras de nuestro teatro de vanguardia, la actriz, dramaturga y directora Sara Molina regresa a los escenarios de la mano del festival para mostrar su última creación, SenecioFicciones, que apunta hacia una de las constantes de su trabajo: la de dramatizar la teoría. La pieza reflexiona sobre un tema trascendente con intensidad, humor y un fantasioso lirismo: ¿Cuántos tipos de ignorancias existen entre nuestros jóvenes? ¿Cuántos tipos de inteligencias? ¿Cuál es la tarea de esta edad de excesos?

Elvira, Toni Servillo / Piccolo Teatro di Milano – Teatro dEuropa y Teatri Uniti di Napoli (El Pavón Teatro Kamikaze, 19, 20 y 21 de abril, 20.30h)

Toni Servillo regresa al Festival de Otoño a Primavera para protagonizar y dirigir un montaje sobre la condición última del actor, su manera de trabajar, la técnica, los valores y la relación que se establece con el mundo más allá de los límites del escenario. Se trata de Elvira, texto que la francesa Brigitte Jaques adaptó al teatro en los 80 para explicar la intensa relación entre el célebre maestro Louis Jouvet y su joven alumna-actriz Paula Dehelly. Elvira transporta a los espectadores al interior de un teatro para que espíen a un maestro y a su alumna en el particular momento de creación de un personaje.

Fiel a su vocación multidisciplinar, el XXXV Festival de Otoño a Primavera de la Comunidad de Madrid ofrece propuestas para todo tipo de públicos de teatro, danza y performance, que pueden verse en el año 2018 en estos cuatro espacios de la capital: el Teatro de La Abadía, La Casa Encendida, la Sala Cuarta Pared y El Pavón Teatro Kamikaze. Pueden consultar la programación, a cargo del director artístico Carlos Aladro, y recabar toda la información práctica en la web www.madrid.org/fop.

Enrique Lázaro

 

 

Star Wars: Los últimos Jedi. La fuerza pierde fuelle

Resultado de imagen de imagenes star wars: los ?últimos jediHablar del universo Star Wars es como si lo hiciéramos de lo que para millones de seguidores de la saga es una religión propia … Cada episodio nuevo lo esperan con anhelo, como si el director de cada nueva entrega fuera el mesías que lleve por el sendero de la iluminación a la franquicia. El encargado de darle esa luminosidad es en esta ocasión Rian Johnson, también guionista de este capítulo. Anteriormente su trabajo más conocido fue el modesto film de ciencia-ficción Looper, con lo que Star Wars: Los útimos Jedi le supone su primer trabajo en una superproducción en la industria hollywoodense.

Este reto es bastante grande, aunque al nivel comercial es una apuesta segura ya que Lucasfilm (adquirida por Disney, no nos olvidemos de esto) lo tiene todo bajo control entregando un episodio cada dos años y así pudiendo cambiar cosas según se lo pidan los fans. A la vez el merchandising está garantizado. ¿Pero qué pasa en el sentido artístico? Al autor le puede pasar factura, señalándole como uno de los realizadores que se cargó la senda de este universo.

El Despertar de la Fuerza dejó buenas sensaciones pero para muchos fue un remake de la original, es decir del Episodio IV Una nueva esperanza con el que comenzó todo. En esta entrega cambian el rumbo completamente. A pesar de que tiene aciertos de originalidad, algunos planos bien conseguidos y cierto toque de humor a si misma que no le viene mal, no acaba de convencer porque el desarrollo argumental es disperso, no obtenemos respuestas a las preguntas que se nos planteaban en la anterior y deja más incógnitas en el aire.

Los personajes nuevos no empatizan y los que ya conocemos no son tratados como se merecen, se esperaba más de Luke como mentor y maestro Jedi, no definen bien su desarrollo y destino. Queda como un bonito recuerdo el homenaje a Carrie Fisher y a su personaje Leia, pero no hay nada más de emotividad.

Resumiendo: aunque esté bien una cierta renovación en la saga, no pueden descuidar el arco argumental que sustenta todo este universo y, como decía al principio, tampoco reírse de lo que para muchos es una religión.

No quisiera finalizar esta reseña sin hacer una mención a mis amigos de Moobys; gracias a ellos pudimos ver Star Wars: Los últimos Jedi en el cine Palacio de la Prensa. Recordad que es una web de la Facultad de las Ciencias de la Información; podéis consultar sus buenos artículos y sorteos en moobys.es.

Enrique Lázaro

Tesnota (Demasiado Cerca). Y demasiado lejos

La película rusa, ópera prima del jovencísimo Kantemir Balagov (nació en el año 1991), se titula Tesnota (Demasiado Cerca en castellano, Closeness en inglés) y llega a las pantallas de España el próximo día 22 de diciembre de 2017 después de su paso por Cannes (Premio FIPRESCI de la crítica internacional), San Sebastián (mención especial para su actriz protagonista Darya Zhovner), así como otros certámenes donde igualmente ha sido bien recibida.

Kantemir Balagov estuvo en Madrid hace unos días para la presentación de su película. Nos dijo que si bien había que situar la película en su contexto geográfico e histórico, él quería que nos fijáramos en los personajes y su lucha por liberarse de su contexto personal para alcanzar una identidad propia.

Cartel España de 'Demasiado cerca (Tesnota)'La trama de la película se desarrolla en la pequeña ciudad de Nálchik, capital de la República Kabardino-Balkaria de la Federación Rusa, situada al norte de las montañas del Cáucaso, con Georgia al sur. Balagov no es ajeno a la ciudad; nació allí y allí aprendió del director y guionista Alexandr Sokúrov en su escuela de estudios cinematográficos. Y en Nálchik escuchó las historias sobre las “tribus” que poblaban la zona: pequeños núcleos de judíos, los kabardianos (caucásicos, en su mayoría practicantes del islam suní), los balkarios (pueblo túrquico), … La historia de la región ha sido y es convulsa y violenta. En el año 1998, año en qué los personajes de Tesnota cobran vida para el espectador, el conflicto ruso-checheno salpicaba las zonas cercanas. Diferentes etnias, religiones, lenguas, culturas y costumbres. Así es el contexto geográfico e histórico de la película.

Sobre este mapa se mueve la familia judía compuesta por Avi (el padre), Adina (la madre) y sus hijos Ilana (la mayor) y David. La pequeña “tribu” judía de Nálchik acaba de celebrar el compromiso de matrimonio entre David y Lea cuando la pareja es secuestrada. Ni siquiera con la ayuda de la comunidad judía, podrá la familia de David hacer frente al rescate. Han de recurrir a la venta de su negocio (un taller mecánico donde trabaja Ilana con su padre) y, en última instancia, comprometer a Ilana en un matrimonio no deseado por ella.

Ilana prefiere el taller mecánico a otro quehacer más “apto” para ella, y el mono de trabajo al vestido. Quiere mucho a su hermano David, pero pasa su tiempo con Zalim, kabardiano, y sus amigos. Fuma, bebe, experimenta con drogas, … Y rechaza que su futuro sea la moneda de cambio para el rescate de su hermano. Su rebeldía tendrá su coste y consecuencias y la familia se romperá para recomponerse de un modo inesperado.

Las dos horas que dura Tesnota se llevan bastante bien, aunque algunas escenas se alargan demasiado (la secuencia alucinógena de la fiesta a la que asistía Ilana es una de ellas). Pero el interés del espectador no decae, ni puede el espectador dejar que desvíe su atención, porque la película nos queda lejos. Y eso a pesar de que Balagov era implacable en la búsqueda de la autenticidad. Sus personajes judíos son actores judíos y los kabardianos son actores de esa ascendencia.

El lugar, su historia, sus gentes, … Hemos de fijarnos bien para conocer, para entender y quizás para prevenir. No vaya a ser que se acerque demasiado esa dura realidad a nuestra habitual comodidad.

Veremos qué hace Kantemir Balagov en el futuro. Su primer largometraje pasa con nota.

Diana Shoffstall

Alanis. Las tribulaciones de María

Alanis es la quinta película de Anahí Berneri. La directora argentina sigue centrada en su interesante y personalísima visión de la temática de género, que ha cosechado éxito en diversos festivales. Su ópera prima, Un año sin amor (2005), obtuvo el Teddy Award en la Berlinale. Su segunda obra, Encarnación (2007), fue premio FIPRESCI en el Festival de San Sebastián. La tercera, Por tu culpa (2010), consiguió el Premio al Mejor Director del Festival de Lima, y el Premio del Jurado a la Mejor Actriz en el Festival de Turín para su protagonista, Érica Rivas. Aire libre, su cuarto trabajo, compitió en 2014 en la Sección Oficial de San Sebastián.

Resultado de imagen de imagenes de la película AlanisEn su última realización, Concha de Plata a la mejor directora y Concha de Plata a la mejor actriz (la extraordinaria Sofía Gala Castiglione) en el Festival de San Sebastián de este año, Berneri sigue indagando en temas controvertidos con una mirada límpida, rebosante de inteligencia y sensibilidad, ajena a sentimentalismos y para nada moralista. Alanis coloca el punto de mira en la prostitución, contándonos la historia de María Expósito —Alanis para sus clientes—, madre y prostituta en un Buenos Aires inhóspito al que ha llegado desde la lejana Cipolletti.

María quiere cuidar a su hijo y trabajar en lo que mejor sabe hacer, a pesar de las trabas que la sociedad quiere imponerle. No se queja nunca, siempre alegre y amorosa con su bebé de 18 meses (Dante Della Paolera, un prodigio de expresividad, hijo en la vida real de la actriz), y no intenta redimirse, vive en un mundo sórdido y miserabilísimo con entereza y voluntad. Se diría que tiene muy claro cuál es su papel y en todo momento, a pesar de las adversidades que le sobrevienen, su yo permanece intacto.

Anahí Berneri retrata la vida de Alanis con una eficaz y congruente puesta en escena, que no nos ahorra la sordidez del entorno, pero que también nos deleita con planos pictorialistas de una magnética belleza y ternura. En las escenas más crudas, Berneri coloca su cámara de manera que asistimos en primer plano a lo que siente la protagonista, logrando que empaticemos plenamente con su personaje, interpretado magistralmente por Sofía Gala Catiglione, que lo dota de verdad, en una interpretación naturalista y auténtica. Se puede decir que toda la película gira en torno a ella, sus gestos, sus miradas, sus palabras. Y, por supuesto, su rotunda fisicidad, prostituta y madre a la vez.

Esta es una película de matices, que busca la mirada reflexiva y desprejuiciada del espectador. Altamente recomendable. No se la pierdan.

Carlos Sobrino